¿Qué es la ansiedad anticipatoria y cómo nos afecta?

  • Sucede cuándo ante diferentes situaciones solo ves malos escenarios y debes estar alerta
$!¿Qué es la ansiedad anticipatoria y cómo nos afecta?
Si antes de afrontar cualquier situación solo ves escenarios negativos, eso puede ser ansiedad anticipatoria.

Alguna vez te habrás visto en la situación de afrontar un examen, una entrevista de trabajo o una charla importante con un amigo y ante ese tipo de eventos solo ves escenarios negativos. Imaginas previamente que no aprobarás, que te preguntarán detalles y fallarás en las respuestas o que dirás algo inconveniente y lastimarás a esa persona que quieres. Pues eso se llama proceso de ansiedad anticipatoria.

¿Cómo funciona este proceso?

¿Qué es la ansiedad anticipatoria y cómo nos afecta?

Parece sencillo describirlo, pero en si es algo mucho más complejo. Básicamente podríamos decir que la ansiedad anticipatoria intenta predecir el futuro, pero lo empeora. A veces nos dominan los pensamientos negativos y si ellos nos hacen sentir mal, estamos hablando de distorsiones cognitivas. A través de estos pensamientos, observamos una visión sesgada de la realidad. Y cuando se trata de pensamientos anticipatorios, no solo dejamos de centrarnos en el presente sino que caemos en lo que se llama una profecía autocumplida. Generamos una expectativa negativa que moldea nuestra conducta de manera tal en la que actuamos al igual que lo habíamos imaginado y con consecuencias similares. De esta manera confirmamos nuestras más negativas predicciones.

De hecho, algunos de estos síntomas terminan manifestándose en el cuerpo a raíz de la ansiedad anticipatoria. Tienes jaquecas, a veces dolores en el pecho, taquicardia, sudoración, no duermes bien. A veces incluso sientes que no puedes dominar tus sensaciones, tus emociones y nada de lo que sucede a tu alrededor.

¿Cómo evitas este tipo de situaciones?

¿Qué es la ansiedad anticipatoria y cómo nos afecta?

Seguramente necesites asistencia psicológica, pero también puedes tomar las riendas con algunas actitudes ¿Suena fácil decirlo, no es cierto? Pero a veces debes obligarte a ti mismo a parar con estos pensamientos. Y para eso, bien puedes iniciar una rutina de ejercicio físico, solo por mencionarte una alternativa.

Puedes también probar con la meditación o con actividades como el Yoga, ¿sabías? ¡Pues claro que esto podrá ayudarte! Si concentras toda tu atención en la respiración, posiblemente puedas aminorar la cantidad de pensamientos negativos.

Abre tus pensamientos a tus seres cercanos, cuéntales y no dudes en apoyarte en ellos. Incluso intenta desdramatizar algunas situaciones, aunque al principio sea forzado ¡Haz ese esfuerzo! Al final, se trata de entender que es cierto que las cosas pueden salir mal, pero es solo una de tantas probabilidades ¡también pueden salir mucho mejor de lo que imaginas!. A veces, aunque cueste, hay que vivir un poco más el presente.

20200226 https://www.diariolibre.com

Temas

Salud
Ansiedad

+ Leídas