Juan de Dios Valentín, la cara tras “Foodie and Traveler”

$!Juan de Dios Valentín, la cara tras “Foodie and Traveler”
Juan de Dios Valentín

Comunicador y apasionado de la gastronomía y los viajes, Juan de Dios Valentín –junto a un equipo de colaboradores– decidió hace dos años plasmar todas sus experiencias en una web que cumple ya dos años.

¿Cuál es el balance después de dos años de trayectoria con Foodie and Traveler?

Yo creo mucho en la transición que hacemos como profesionales para ir avanzando cada vez más. Siempre cito mucho una frase: “ya no hay barreras para lo que vas a hacer”. Hay que saber conectar con las personas, ya sea por los medios de comunicación convencionales o las plataformas digitales, y básicamente eso es lo que he hecho en estos dos años, procurando que el lector de mi página encuentre lo que anda buscando tanto con destinos para viajar como para disfrutar de una buena comida, un buen café, un postre o una copa de vino.

¿Por qué decidiste empezar tu propia web?

Ser emprendedor es un sueño de todo el que en algún momento desea salir de una oficina convencional y dedicarse a hacer algo. Creo que, más que lucrarse, hay que tener pasión y hacerlo con excelencia, y eso fue lo que entendí que debía hacer. Foodie and Traveler es un proyecto que rompió todos los paradigmas y miedos en mí como profesional y yo diría que también de manera personal.

No es fácil hablar de uno mismo, pero ¿dónde crees que reside el secreto de tu éxito?

Yo diría que es la espontaneidad, naturalidad y ser uno mismo. Eso es lo que la gente hace que conecte con la realidad de quien tú eres.

¿Centrarse en la gastronomía fue el gran acierto...?

Yo creo que sí. Pero creo que nuestra gastronomía necesita reinventarse. Nuestra cocina es una de las más exquisitas del Caribe con ingredientes muy ricos para fusionar en un plato, matices, sabores, combinaciones... pero nuestra cocina necesita un poco más de empuje para que en algún momento se convierta en una marca país.

¿Crees que la fiebre foodie llegó para quedarse o hay mucho de pose?

Estamos viviendo una etapa donde los placeres están a flor de piel y me refiero a los placeres de la experiencia. Mucha gente se ha dado cuenta de que era una tendencia del momento, donde muchos recurrían a esto para visitar restaurantes donde comer y beber gratis, pero no se trata de eso. Un verdadero foodie compra su comida, vive la experiencia, va a un destino y disfruta un buen postre desde su billetera. No tiene sentido ir a lugares para poner un comentario parcializado porque entonces estás echando a un lado tu credibilidad. Creo que hay gente que está haciendo un buen trabajo, pero más que describir un plato delicioso hay que transmitir a la gente una experiencia.

¿Qué red social tiene más importancia en tu estrategia?

Para mí Instagram es una plataforma que conecta con todo el mundo. Ahora, en Pinterest transmito más fotografías visuales, composiciones y colores, pero Instagram es la red social donde todos los que estamos en este nicho logramos llegar a muchas personas en cualquier destino.

¿Hay mucha presión cuando lo que dices “influye”?

Sí, se siente presión porque hay personas que probablemente no estén en sintonía con lo que estás manifestando. Hay que conocer el público al que te enfocas cuando transmites un mensaje, cuando haces un post o escribes un artículo. Trato de omitir lo negativo porque entiendo que los seres humanos podemos cambiar. Me centro más en lo positivo que es lo que la gente quiere leer y ver más.

Recomienda un restaurante y destino local para impresionar a alguien.

La Cassina, por su buena gastronomía, ambiente, confort y oferta de diferentes vinos del mundo. Un lugar para impresionar sería Ocoa Bay, un viñedo experimental localizado en el sur, donde puedes disfrutar de los colores, el ambiente y la brisa del mar.

20180720 https://www.diariolibre.com

+ Leídas