Lady Gaga: “siempre quise ser actriz”

$!Lady Gaga: “siempre quise ser actriz”
Lady Gaga.

Hace tiempo que Lady Gaga es una verdadera estrella en el mundo de la música, pero gracias a Hollywood ahora ‘Nace una estrella’... del cine. Y asegurándose alguna nominación al Oscar (como Mejor Música, seguro) estrena una nueva versión de ‘A Star is Born’, siguiendo los mismos pasos de Barbra Streisand y Judy Garland cuando filmaron sus propias versiones en 1976 y 1954, sumando ahora también el debut como director de otra estrella: Bradley Cooper.

¿Se parece en algo la historia de ‘Nace una estrella’ a la de Lady Gaga?

Como en el cine, yo también dije “No” muchas veces. Yo escribo mi propia música y trabajo con otros compositores todo el tiempo, pero cuando recién empezaba no era la más hermosa del lugar. Había muchas mujeres cantantes que no componían su música y muchos ejecutivos discográficos querían quitarme mis canciones para dárselas a otras mujeres que ellos querían que cantasen. Y yo trataba de conservar mi música diciéndoles que no iban a quitarme mis canciones. También, como en el cine, trabajé con bailarines, porque en realidad había empezado como pianista. Navegamos un camino parecido. Pero desde un principio yo sabía que tenía que dar una vuelta a la izquierda, sin importar lo que la gente dijera. Siempre quise hacer las cosas a mi manera. Yo nunca quise ser sensual ni que me vieran como a otras mujeres. Quería ser original como artista, quería tener mi propia visión. Y supongo que es lo mismo que con el personaje de Ally en el cine. Ella navega por su propia carrera, tratando de encontrar un lugar a medida que se transforma.

¿Cuál dirías que es la mayor diferencia entre la ficción de tu personaje y tu verdadera historia?

El desafío de interpretar a alguien como Ally es que, al principio de la película, ella renuncia por completo a sus sueños. Cuando decidí cantar profesionalmente yo tenía 19 años, y salía a arrastrar mi piano de un bar a otro hasta que conseguía algún trabajo donde pudiera cantar en público. Yo realmente creía en mí. Pero Ally no cree en ella al principio y la ayuda su relación con Jack (Bradley Cooper) y el amor que tiene por él. Eso le da vida.

¿Alguna vez sentiste la presión de cambiar tu look como tu personaje en la película?

Siempre me gustó transformarme, cambiar, convertirme en personajes diferentes. Es parte de mi trabajo artístico, de mi música y lo maravilloso de esta experiencia con Bradley (Cooper) demuestra lo increíble que es como director porque él quiso verme sin nada, sin una gota de maquillaje. Me acuerdo muy, pero muy bien, cuando bajé las escaleras de mi casa antes de filmar incluso la primera prueba de cámara para ‘A Star Is Born’. Bradley tenía una toalla húmeda en su mano y me quitó el poco maquillaje que llevaba. “No quiero nada de maquillaje”, me dijo. Y esa vulnerabilidad fue algo que me sacó de mi personaje. Fue una experiencia muy especial. Me hizo sentir tan libre... Al mismo tiempo, él es un visionario porque permitió que pudiera vivir mi sueño. Yo siempre quise ser actriz y puede haber 100 personas en una habitación donde 99 no crean en mí, pero yo solo necesité una sola y fue él, Bradley Cooper.

Judy Garland ya había protagonizado su propia película de ‘Nace una estrella’ con James Mason, en 1954, donde una estrella de cine ayudaba a alcanzar la fama a una cantante y actriz, mientras el alcoholismo lo mandaba a él por la peor montaña rusa del fracaso. En 1976, Barbra Streisand impuso su propia producción, consiguiendo también en la ficción la popularidad gracias a la ayuda de una estrella de rock (interpretada por Kris Kristofferson), que también termina fracasando por el alcoholismo. Y, aunque la nueva versión de Lady Gaga es bastante diferente, combina las dos primeras versiones donde Bradley Cooper es un músico que tiene mucho que ver con la fama que consigue una joven actriz y cantante, mientras su propia carrera cae en picado por el alcoholismo.

¿Se sintió diferente cantar como actriz, cuando en la película tu personaje de Ally canta por primera vez en público?

Tengo que decir que con Bradley estábamos tan sincronizados con los personajes que en ese momento de la película se sintió todo muy real. Teníamos público en vivo y además cantamos en vivo porque yo nunca había filmado antes como actriz. Y fue todo muy fácil, transportarme a ese lugar donde yo misma pensé que nunca antes había estado. Era mi primera vez en el cine y jugué con esas circunstancias. Ally es así. Ella también toma un poco de líquido de coraje. Se toma un vaso de alcohol y sale a dar todo lo que tiene. Me acuerdo muy bien del rodaje, creo que fue la última toma porque hicimos varias y, en la última, Bradley se acercó y me dijo “Ok, ahora en esta quiero que salgas y te diviertas”. Nunca lo voy a olvidar. Realmente sentí como si hubiera estado cantando por primera vez. Fue todo muy, pero muy especial.

¿No sentiste nervios en ningún momento?

El desafío pasó por enfrentar un personaje completamente vulnerable y bastante desnudo la mayor parte de la película. El hecho de no tener maquillaje para esconderme fue bastante importante, pero Bradley me hizo sentir muy cómoda.

¿Qué tan bueno es Bradley Cooper como director?

Lo mejor que tiene como director es su concentración estilo ninja. La imagen y la visión siempre encuadrada, pero con total espontaneidad. Yo también tenía miedo y él me ayudó a olvidarlo. Supongo que es cierto lo que dicen... que siempre queremos trabajar con gente que es mejor que nosotros. Y él es mucho mejor que yo. Me encantó aprender tanto con él, todos los días. Lo vi trabajar mientras esperaba mis escenas. Lo vi mover las cámaras, cambiar la luz... Es increíble lo que hace. Sí, tuve mis miedos, pero cuando me tiro al agua con alguien que sabe nadar bien todo es mucho mejor.

¿Y qué te parece Bradley Cooper como cantante?

La verdad... Es increíble como cantante. Desde el primer momento en que abrió su boca, parado frente al piano de casa, y empezó a cantar, lo paré porque no podía creer la increíble voz que tiene. Bradley canta desde las entrañas, desde el néctar de su alma. Y lo que me gustó de él es lo bien que nos llevamos. Él me aceptó como actriz y yo lo acepté como músico. Supongo que es una química que se nota en el rol de Jack, en el cine.

¿Cómo fue aquel primer encuentro con Bradley?

Yo estaba cantando en un evento para John Parker, a beneficio del cáncer. Bradley estaba ahí y me vio cantar ‘La Vie en Rose’ en ese mismo evento. Poco después recibí una llamada diciendo que me quería conocer. Vino a mi casa a hablarme de ‘A Star Is Born’ y apenas lo vi sentí una química instantánea. Estoy muy agradecida por el solo hecho de que me haya elegido para su primera película como director.

¿No hubo ningún problema durante el rodaje?

Todos en el equipo fueron maravillosos y amables. Será por eso que la experiencia fue tan sensacional.

¿Y qué tan importante fue estrenar mundialmente por primera vez la película en Italia, en el Festival Internacional de Cine de Venecia?

Fue un verdadero orgullo estar en Venecia porque parte de mi familia es de Venecia y estrenar en medio del festival de cine fue todo un sueño porque yo siempre quise ser actriz.

Lady Gaga: “siempre quise ser actriz”

El ascenso de una estrella

El nombre de Lady Gaga es exclusivo para los fans. En la intimidad, hasta Bradley Cooper la llama Stefani, mientras en el pasaporte figura el largo nombre completo de Stefani Joanne Angelina Germanotta. Desde niña cantaba y tocaba el piano. Acostumbrada a aceptar las peores críticas no tuvo reparos en pararse arriba del escenario de diferentes bares para cantar en público a sus adolescentes 14 años. Y cuando cumplió los 19 dejó los estudios y se fue de la casa de sus padres en busca de su propio éxito como cantante. En 2006 surgió el nombre de Gaga cuando firmó el primer contrato para grabar un álbum con Def Jam Records, aunque la despidieron apenas tres meses después. Cualquiera en su situación pudo haber renunciado a cualquier sueño. Pero en su caso aceptó el desafío de transformarse con espectáculos burleques, bailando en bares con un diminuto traje de baño. Con el tiempo consiguió un puesto como aprendiz de compositora del sello discográfico Famous Music Publishing, que terminó comprando los estudios Sony, donde ella compuso canciones para Britney Spears, Fergie y las Pussicat Dolls. Fue el cantante y compositor Akon quien convenció a otro sello discográfico para que Lady Gaga grabara su propio álbum ‘The Fame’. Y así fue naciendo la estrella que transportó a la fama la música de sus canciones con ‘The Fame Monster’, ‘Bad Romance’ y ‘Paparazzi’. Para 2011 había recaudado una fortuna personal que superaba los $25 millones. En cine debutó como actriz, con roles secundario, pero con ‘A Star Is Born’, definitivamente, ‘Nace una estrella’... de Hollywood.

20181005 https://www.diariolibre.com

+ Leídas