La moda de la pandemia llegó para quedarse

  • El analista de tendencias Carl Tillessen afirma que nunca ha habido una situación comparable en la que la moda haya cambiado de forma tan radical y con tanta rapidez
$!La moda de la pandemia llegó para quedarse
En tiempos de pandemia mundial, son precisamente las prendas antes consideradas un pecado en la moda, las que se han convertido en popular.

En los últimos tiempos se recuerdan mucho las palabras del zar de la moda Karl Lagerfeld, quien dijo en cierta ocasión “Quien lleva pantalones de deporte ha perdido el control de su vida”. Ahora, en tiempos de pandemia mundial, son precisamente esos pantalones, antes considerados un pecado en la moda, los que se han convertido en una prenda popular. Ya sea para trabajar en casa, para dar una vuelta por la calle o en el sofá: los leggins son omnipresentes. Y además se han convertido en una muestra de lo mucho que ha evolucionado la moda desde el coronavirus.

El analista de tendencias Carl Tillessen, del Instituto Alemán de la Moda en Colonia, afirma en una entrevista con DPA que nunca ha habido una situación comparable en la que la moda haya cambiado de forma tan radical y con tanta rapidez.

Homewear es el hit de la moda en tiempos de confinamiento y teletrabajo. Los expertos vaticinan que llegó para quedarse, pero con ropa de entrecasa que incorpora elegancia, como en estas propuestas de Juvia.
Homewear es el hit de la moda en tiempos de confinamiento y teletrabajo. Los expertos vaticinan que llegó para quedarse, pero con ropa de entrecasa que incorpora elegancia, como en estas propuestas de Juvia. ( )

¿Cuáles serán las grandes tendencias de este año en la moda?

Básicamente, todo lo que se mueve en ese amplio abanico que abarca la ropa de casa y la ropa deportiva real. Así que todo lo que se pueda llevar tanto para estar en el sofá y la esterilla de yoga, por así decirlo. La gran novedad sigue siendo lo “Athleisure”, es decir, la combinación de “athletic” (atlético) y “leisure” (ocio) en inglés. Está en consonancia con la forma en que vivimos nuestras vidas. Porque hay una tendencia inevitable a ponerse lo más cómodo posible en casa.

¿Se reflejará esto también en el estilo de la calle?

Seguro que sí. Quizás no necesariamente en pijamas o ropa de casa. Pero la historia nos enseña que la gente no abandona una comodidad una vez que la ha conseguido. Por ejemplo, hace unos 100 años el corsé fue sustituido por un vestido que prescindía de esa opresiva prenda. Un avance así no tiene vuelta atrás.

Y acabamos de acostumbrarnos a esta nueva comodidad. Durante un año hemos llevado la ropa más cómoda y fácil de cuidar del mercado, y no vamos a renunciar a ella.

Aunque todos los diseñadores de moda del mundo promovieran ahora simultáneamente la vuelta del tacón alto, las consumidoras se negarían. Porque han aprendido a apreciar la comodidad de las zapatillas de deporte, de las zapatillas de andar por casa, etc., y eso es así en muchos ámbitos.

La moda de la pandemia llegó para quedarse

¿Qué parte de la industria de la moda sufre más los cambios?

Tillessen: Nuestra ropa informal ha cambiado mucho menos que la que usamos en el trabajo, especialmente en la oficina. Es muy, muy drástico. Actualmente estamos experimentando una evolución en tiempo récord. Normalmente ese cambio habría tardado diez años.

En sólo un año nos hemos alejado del clásico look de negocios, es decir, traje, camisa, corbata o traje y blusa. Simplemente porque ahora, al trabajar en casa no se usa esa ropa. Y creo que, como he dicho, no volverá de esta forma. Vamos a seguir con esta nueva comodidad. El “look informal” que antes solía permitirse los viernes se ha extendido a toda la semana.

Y a su vez, ¿quién se ha beneficiado de la nueva moda?

Obviamente, los fabricantes de ropa para andar por casa. Pero, por supuesto, también los que tradicionalmente ofrecen ropa deportiva como Nike o Adidas. Porque estas prendas ya no se usan sólo para hacer deporte, sino también para trabajar en casa. Y también en el tiempo libre es exactamente lo que la gente necesita. Uno solo quiere sentirse cómodo.

El jersey será la prenda del futuro.
El jersey será la prenda del futuro. ( )

¿Se refleja eso también en los materiales?

El jersey será la prenda del futuro, se harán todo tipo de cosas con jersey. Esto significa, por ejemplo, que muchos más pantalones serán de tejido de punto. Pero en absoluto tienen por qué parecer pantalones de chándal.

Otro ejemplo es el polo. Si uno se pone una camisa para ir a la oficina, debe tener la comodidad de una camiseta. Lo mismo ocurre con las americanas, que tienen que tener la comodidad de las chaquetas de punto.

¿Qué significa eso en concreto desde el punto de vista de los zapatos, los pantalones y las partes de arriba?

Empecemos por abajo. Básicamente nos quedaremos con la zapatilla. Pero desarrollarán una nueva variedad, también en términos de apariencia. Mantendremos sobre todo el principio de comodidad y ligereza. Esto también se aplica a los pantalones. Los pantalones serán elásticos, pero no se verán como ropa de casa o pantalones de jogging que se usan para hacer deporte, sino que serán más elegantes y estilosos.

Y en principio, veremos lo mismo con las prendas para arriba. Sudaderas, polos, pero no camisetas antiguas y desaliñadas de la ropa deportiva, sino prendas ligeras con un aspecto más refinado y de calidad. Del mismo modo, en el futuro la gente preferirá vestirse con chaquetas y abrigos acolchados, ligeros pero muy cálidos, para protegerse del frío. Y no querrán ponerse el pesado tejido de lana.

Image

La moda es cada vez más cómoda. ¿Se aplica también a los accesorios?

Mi impresión es que llevar una mascarilla básicamente desvía la atención de la cara, que está cubierta, y la mirada tiende a dirigirse hacia el resto del cuerpo. Como resultado, los zapatos reciben mucha, mucha más atención que antes. El zapato se ha convertido en la declaración de estilo más importante de todas.

¿Qué papel juega la mascarilla como accesorio?

Creo que al principio la gente intentaba ponerle un poco de gracia a las mascarillas también. Pero esa tendencia ha remitido, porque la amenaza se toma ahora mucho más en serio. Así que ahora la gente prefiere usar tapabocas FFP-2 en lugar de las divertidas mascarillas de tela.

El guante está viviendo un “revival”. Durante mucho tiempo, los guantes se consideraban algo anticuado y poco moderno. Pero en la pandemia se ha tomado conciencia de que los virus invisibles pueden estar al acecho en cualquier lugar y es preferible abrir la puerta con un guante. Ahora tiene una nueva función doble: calentar y proteger al mismo tiempo.

20210405 https://www.diariolibre.com

+ Leídas