(Fotos: Shutterstock)
(Fotos: Shutterstock)
20180129 https://www.diariolibre.com

El secreto de las proteínas

Por|| 29 ENE 2018, 12:00 AM

El ser humano es cada vez más consciente de que el peso no es solo cuestión de estética y conseguir la figura ideal jamás debe ir contra su salud. Por eso hay opciones diferentes, entre ellas: un régimen alimenticio basado en las proteínas. No olvides que antes de probarlo debes consultar siempre la opinión de un especialista en nutrición.

“Cada célula del cuerpo humano la contiene”, se lee en una enciclopedia médica de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. El libro explica que su estructura está formada por una cadena de aminoácidos que son descompuestos durante la digestión e indispensables para mantener un estilo de alimentación saludable. No es de extrañar que existan regímenes alimenticios que tengan las proteínas como componente principal y sean recomendadas por expertos en nutrición.

La doctora Vinkgrid Guzmán, especialista en medicina estética y nutrición, asegura que la dieta basada en proteínas está diseñada para tratar el sobrepeso y la obesidad de manera saludable, porque aporta todos los micro y macro nutrientes necesarios para nuestro organismo, al mismo tiempo que provee las herramientas para que, de forma progresiva, aprendamos a alimentarnos de forma correcta y balanceada. “Es una alimentación baja en calorías donde el aporte proteico es normal con una disminución en el aporte de carbohidratos y lípidos (grasas). Esto obliga a nuestro organismo a extraer energía almacenada en el tejido graso de una manera fisiológica y natural”, afirma Guzmán.

Este tipo de plan alimenticio tiene sus beneficios, pero el mayor, sin duda alguna, es la pérdida de peso y la estabilización del organismo para que lo mantenga. Sin embargo, aclara la doctora, en conjunto con este objetivo le sigue la mejoría significativa de enfermedades asociadas al sobrepeso y la obesidad como la Diabetes Mellitus II (mejorando el control metabólico); el Síndrome Obstructivo de Apnea del sueño (al disminuir la frecuencia de sus episodios); la Dislipidemia (aumentando el HDL- C y disminuyendo el LDL-C y los Triglicéridos); y la Hipertensión (al disminuir la enfermedad periférica arterial y fibrinógenos).

¿Hay riesgos?

Hablar de riesgo como tal no existe, indica la doctora Vinkgrid Guzmán. De todas formas, hay una serie de advertencias para sus pacientes al respecto. “Se les explica que, posiblemente, sentirán cefalea los primeros días y un poco de debilidad en lo que su organismo se acostumbra a la nueva alimentación y cambia el metabolismo; esto se corrige con la ingesta de potasio y magnesio. Lógicamente, se hacen las analíticas correspondientes para ver cómo está su estado general y si hay alguna deficiencia para suplirla concomitantemente con la alimentación. Por eso el paciente es evaluado durante el proceso completo de la alimentación.

El secreto de las proteínas

Bajar de peso de forma saludable

Todos estamos de acuerdo en que el sobrepeso es perjudicial tanto a nivel psicológico como físico y fisiológico, por lo que hoy día tenemos más conciencia de que mantener un peso adecuado es saludable en todas las esferas de nuestra salud. Lamentablemente hay muchas sugerencias de “dietas” que, lejos de ayudar a perder peso saludablemente, destruyen nuestro organismo, por lo que debemos tener mucho cuidado a la hora de decidir qué vamos a hacer para rebajar. Lo primero es buscar siempre la asesoría de un profesional nutricionista o endocrinólogo, pues muchas dietas que se se publican o ‘nos pasan’ no están balanceadas y hacen perder peso con carencias de nutrientes, lo que se traduce en futuras complicaciones de salud y daño a diferentes órganos. Primordialmente debemos bajar de peso con una buena alimentación y una transición paulatina y consciente en nuestra alimentación diaria (aprender a comer) para mantenernos en un peso adecuado. Nunca debemos olvidar que hacer ejercicio es sumamente importante a la hora de perder libras de manera efectiva.

Diez hábitos para bajar de peso de manera saludable

En palabras de la especialista, “la mayoría de las veces solo tomamos medidas mientras estamos a “dieta”, pero alimentarse saludablemente debe ser un hábito diario tanto para perder peso como para mantener el peso perdido. Estar subiendo y bajando de peso tiene consecuencias a nivel hormonal y metabólico. Por eso, sigue siempre estos hábitos:

1- Una adecuada hidratación: dos litros de líquidos (agua, té sin cafeína) al día.

2- Desayunar es importantísimo para tu organismo, acelera el metabolismo y evita que pases el día con hambre e ingiriendo más cantidad de la que necesitas. Por eso es importante hacer tres comidas y sus meriendas.

3- Incluye mas proteínas en tus comidas, ensaladas y vegetales. Evita los carbohidratos simples (dulces, zumos envasados, etc).

4- Incrementa la ingesta de fibras, ya que aumentan el funcionamiento de tu sistema digestivo y, por tanto, expulsarás mas rápido las sustancias de desecho dando como resultado una mejor digestión y absorción de los nutrientes.

5- Come despacio. Cuando se come despacio das tiempo a tu organismo para que envíe una señal al cerebro de saciedad y evites comer grandes cantidades de comida que el cuerpo no necesita y en cambio almacenará como grasa.

6- Aunque las frutas son una fuente de vitaminas debes tener cuidado a la hora de ingerirlas pues contienen fructosa y esta se convierte rápidamente en grasa en tu organismo, por lo que nunca debes tomarlas en la noche. Y, en lo posible, después de una comida nunca las comas solas o con yogur natural. Mejor inclúyelas en tu desayuno o merienda matutina.

7- Debes ejercitarte por lo menos tres veces a la semana para mantener el metabolismo activo y conservar la masa muscular. Sobrejercitarte someterá a tu organismo a un estrés que perjudica más que ayuda.

8- Organizar tu alimentación ayuda a crear un hábito.

9- Evita alimentos que contengan un alto contenido de sal y los alimentos fritos, pues producen enfermedades cardiovasculares.

10- Por último, pero no menos importante, debes dormir bien. En estudios realizados se ha comprobado que las personas que sufren de insomnio o no duermen de 6 a 8 horas al día, tienden a subir de peso y predispone a la obesidad mórbida.

Contraindicaciones de una dieta alta en proteínas

1 Diabetes insulina dependiente (tipo1)

2 Insuficiencia renal

3 Insuficiencia hepática grave

4 Enfermedades cardiovasculares y cerebrales graves (infarto o incidente vascular reciente, disturbios graves

del ritmo cardíaco, insuficiencia cardíaca descompensada)

5 Presencia de tumores cancerígenos o tumores no diagnosticados

6 Trastorno de la alimentación (anorexia, bulimia)

7 Alcoholismo

8 Embarazo y lactancia


COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese

EnFormaConEstilos