Sagrario Matos: “Mi sueño es ser la Martha Stewart latinoamericana”

“Yo nací lista para hablar”, me aclara La Señora Bonita ante mi pregunta para empezar la entrevista. Así se le conoce a Sagrario Matos, una mujer emprendedora que usa la comunicación y su amor por la cocina para hacer que cualquier preparación gourmet esté al alcance de todos con sus fáciles preparaciones, que comparte a través de sus plataformas digitales.

A La Señora Bonita le gustan las cosas lindas y románticas, y de ahí le viene el apodo. Ella misma se lo puso a un restaurante ficticio durante una clase de hostelería. Y así llamó al proyecto editorial del que salió la publicación “Vainilla y Azafrán”. Hoy, desde canales más actuales como las redes sociales o su blog, Sagrario Matos se dedica a la creación de contenido audiovisual especializado y desde allí proyecta una de sus más grandes frases “lo simple puede ser extraordinario”.

En ella nos inspiramos para esta edición dedicada al amor porque ha demostrado que una de las tantas formas de este sentimiento se cuece en su cocina.

¿Es verdad que el amor y la cocina están relacionados, o es un mito?

Si yo fuera a hablar de mi experiencia diría que es un mito, pero soy optimista y me gusta pensar que sí, que el amor entra por la cocina. Pero quizás es que no es posible cocinar bueno si no le pones amor a lo que estás haciendo, creo que transmites mucho de lo que sientes en lo que preparas.

¿En cuál comida le das más gusto a tu paladar, en el desayuno, el almuerzo o la cena?

En el desayuno ¡porque desde que me tiro de la cama tengo hambre! Pero si te pones a analizar, los desayunos son realmente reconfortantes... debe ser porque me levanto hambrienta (risas).

¿Ah sí? ¿Qué es lo primero que comes o bebes?

Agua a temperatura ambiente. Ahora tengo un jar (tarro), como las fashion bloggers, junto a un vaso de cristal. Entonces cada mañana me tomo uno o dos vasos de agua templada. Y luego ¡a la cocina!, a ver qué es lo que vamos a hacer.

¿Qué plato típico es tu favorito?

El moro de habichuelas.

Lo mejor de la comida dominicana...

Lo mejor es la enorme cantidad de productos frescos que utilizamos. Si te fijas, por ejemplo, en la comida del mediodía no vas a encontrar ingredientes de cajita como en otras culturas desarrolladas. Nosotros preparamos nuestros platos con ingredientes naturales.

“No me gusta de las redes el permiso que tienen los seguidores para decirte cosas que no te dirían en persona”

De la cocina internacional, ¿cuál has usado como inspiración?

La cocina mediterránea me encanta. Esos son mis sabores. Sobre todo la gastronomía italiana, porque tiene muchos vegetales frescos y por su rico balance entre cereales y proteínas. De hecho, este tipo de gastronomía es considerada como la más sana.

Tu cocina se caracteriza por un minimalismo con color y un estilismo bien cuidado, ¿cuál es el mensaje que quieres llevar?

Lo que siempre digo es que puedes conseguir resultados de lujo con las cosas más simples. Soy madre soltera y es difícil para una madre, desde hace años emprendedora, la carga económica, pero siempre me han gustado las cosas bonitas... así que lo simple puede ser extraordinario.

¿Volverías a publicar una revista gastronómica?

En este mercado no. Es muy difícil. Me apasiona, pero aquí uno se enfrenta a tantos desafíos... la publicidad, los cierres... en este momento no me lo planteo. Fue un proceso que yo amé mucho, pero ese nivel de estrés en el escenario que tengo ahora mismo no puedo volver a vivirlo. Además, ahora soy una enamorada de todo lo digital.

Si lo amas tanto y no en este mercado, ¿en dónde volverías a vivir esa aventura editorial?

Mi sueño es ser la Martha Stewart latinoamericana porque la gente hasta ahora solo conoce mi faceta de cocinera, pero yo soy una “freaky” de la organización y una apasionada de la decoración. No tengo conocimientos formales en el área, pero me apasiona. De hecho, con el proyecto de la revista la idea nunca fue cocinar. Nunca pensé que yo sería “Sagrario Matos, la que cocina”. Creé una editorial porque en aquel momento había un boom de revistas y mi idea en ese momento fue hacer lo que ahora hacen las bloggers de estilos de vida. El tema de la comida era solo uno entre otros.

Pero ahora que están todos estos canales digitales y eres fanática de ellos, ¿por qué no aprovechar para volver a esa idea?

Sí, este año eso viene.

Cuéntanos...

A partir del mes de marzo los contenidos de mis redes y de mi web irán muy enfocados a ser útil. Tendré un contenido descargable, de valor, lindo y práctico. Tendremos muchas cosas chulas para los seguidores y esperamos tener, antes del segundo semestre del año, videos y contenidos de Sagrario Matos organizando su casa y muchos más temas en esa línea... esos son mis planes a corto plazo.

Puedes seguir tu trabajo en su web www.sagrariomatos.com y como @sagrariomatos en Facebook, Instagram y Youtube

Como estás tan enganchada a las redes, ¿de qué manera las utilizas a tu favor y qué te desagrada de ellas?

Yo soy una persona muy visual y me gusta mucho la nitidez que existe en las imágenes y lo fáciles que son las plataformas de hoy día, aunque para las personas de mi generación pueden ser un poco chocantes ciertas aplicaciones, pero en los últimos dos años yo misma me he dicho “eso lo hace todo el mundo” y lo hago. Me gusta lo bonito, lo fácil que es poder conseguir cierta información, lo práctico que resulta, la facilidad que existe para conectar con otras personas, las colaboraciones... en realidad a mí me encanta todo lo digital.

Ahora bien, lo que no es chulo de las redes sociales –para los influenciadores y los que compartimos contenido– es el permiso que tienen los seguidores y el consumidor final de emitir sus juicios, pero escudándose en el anonimato de la red. Es decir, tú me dices por ahí lo que tú no me dirías en persona. Yo, por ejemplo, en ocasiones he sido víctima de bullying, sobre todo por el cabello. Cuando el tema es con una marca institucional, quien está manejando las redes pudiera molestarse, pero al final el ataque no es personal.

Y a pesar de todo esto, ¿cuál es tu plataforma favorita?

Me gusta mucho mi blog. Es mi espacio personal, mi esquina de internet. Instagram sigue siendo una adicción para todos los que trabajamos con marcas e imagen. Facebook para mí es la más completa y otra que me gusta mucho es Youtube, porque yo también quiero ser una youtuber famosa (risas).

Entonces, ¿no habrá libro de recetas tampoco?

Sí, pero no en un futuro inmediato. Yo soy una millennial wannabe y pienso que es necesario meterse en la mente de nuestros hijos, dejar de ver lo digital como una novedad y entender que es una realidad.

El amor y La Señora Bonita. ¿Qué cosas has hecho por amor?

He dejado relaciones porque no era lo más conveniente para alguien, aquel tema de “si quieres algo déjalo libre...” parece que nunca fue mío... por otro lado, soy muy orgullosa y en un momento de crisis ir detrás de la persona no es fácil y lo he hecho. También he cocinado por amor, he tenido novios a los que les he cocinado todos los días...Pero es tan lejana la parte de las relaciones para mí; el último novio que tuve fue en 2009.

¡¿Desde el 2009?!

Sí, me la he pasado trabajando. Pero voy a cambiar. Ser emprendedor en este país consume demasiado de ti mismo y creo también que a mí se me ha ido un poco la mano. Pero este año ya no estoy en eso.

¿Este año le darás una oportunidad al amor?

Sí.

¿Y cómo sería la pareja de La Señora Bonita?

Me gusta la gente responsable, no solo en su trabajo y en las finanzas, sino que también se responsabilice en la relación. No sé qué es lo que pasa con los hombres dominicanos... las mujeres son las que tienen que estar pendientes y el hombre no se da emocionalmente... le tengo mucho miedo a enamorarme sola.

Sagrario in love

¿Qué no harías por amor? Negarme a mí misma. En las relaciones hay que negociar, pero tener una relación que te demanda que seas una persona diferente, eso no. Tampoco tener una relación por no estar sola.

3 películas románticas...

It’s complicated porque es un recordatorio a las mujeres de edad madura de que, como dice mi mamá, no importa la edad que tengas siempre sigues queriendo y anhelando. También The Holiday y Something’s Gotta Give... después de esa película pinté mi casa como la del personaje de Diane Keaton.

3 platos o ingredientes que te parezcan románticos...Los camarones, pienso que son sexis; el chocolate y cualquier postre.

FOTOS: Alina Vargas-Afanasieva/@LadybugPinUp —ASISTENTE DE FOTOGRAFÍA: Winston Espinal —DIRECCIÓN DE ARTE: Norca Amézquita —ESTILISMO: Estudio Ladybug Pin Up —CALZADO: Laulet —MAQUILLAJE: Indira Sánchez —PEINADO: Violeta Rudecindo —ELECTRODOMÉSTICOS Y UTENSILIOS DE COCINA: Casa Cuesta

20180209 https://www.diariolibre.com

+ Leídas