Es azul, y es vino

Se trata de una de las últimas innovaciones en una industria poco amante de las extravagancias. Es elaborado en España, siguiendo el proceso tradicional, desde la fermentación de la uva hasta el embotellado. Según sus creadores, el proceso combina “naturaleza y tecnología”.

Detrás del vino azul están cinco jóvenes españoles que querían revolucionar algún sector. Después de dos años de trabajos de investigación y desarrollo en la Universidad del País Vasco, lanzaron su empresa en 2015.

En su primer año de actividad vendieron 30.000 botellas, una cifra que el año pasado creció a cerca de medio millón. Ahora exportan a 21 países, con Estados Unidos como primer mercado y Francia en segundo lugar.

La respuesta al vino ha sido ambivalente, con críticas y elogios. En Europa, Gik Live está obligado a etiquetar su producto como “bebida alcohólica”, porque debido a su color, las autoridades no lo consideran vino.

Ellos eran conscientes que su producto iba a polarizar las opiniones. Pero siguen apostando a la innovación: ahora están vendiendo vino tinto infusado con té Earl Grey, vino blanco infusado con té japonés Sencha, y hasta un vino rojo picante. La apuesta por ahora parece darles frutos. La empresa espera terminar el año con una facturación de un millón y medio de euros.

20181030 https://www.diariolibre.com

+ Leídas