La selección de Croacia y los incansables

  • Un país que declaró su independencia de Yugoslavia en el 1991 y se dio a conocer al mundo del fútbol en Francia 1998 cuando quedó en tercer lugar en el torneo.

SANTO DOMINGO. El fútbol en Croacia se desarrolló como parte de la República Socialista Federal de Yugoslavia, una nación que siempre dio buenos jugadores y que llegó a instancias importantes en copas del mundo y Eurocopa (fue subcampeona de Europa dos veces 1960 y 1968). A pesar de que la asociación de fútbol croata fue fundada en 1912, luego de la unión de Croacia al reino yugoslavo, pasó a formar parte de una sola federación hasta la separación política a principios de los noventa.

Stjepan Bobek y Milan Galic, Dragan Dzajic, Safet Susic, Branko Oblak son solo algunos históricos que militaron en las ligas europeas y competiciones internacionales, muchos de ellos de origen croata. Luego de la independencia de Croacia, el fútbol en esa nación demoró poco en generar una nueva camada de grandes futbolistas. Jugadores de mucha técnica y excelente condición física tanto en la defensa como en el medio campo brindaron fama al fútbol croata. Ya en 1998 la selección con un mediocampo de lujo (Boban, Prosinecki, Stanic), una defensa férrea (Bilic, Jarni, Simic, Vlaovic) y un delantero letal (Davor Suker) llegaría hasta las semifinales. Se enfrentó nada más y nada menos que a Francia, con quien perdió 2 a 1.

Este domingo tendrán la oportunidad de alargar la historia y revancha contra una selección francesa que tiene como director técnico a Didier Deschamps un exjugador de aquella Francia que eliminó a Croacia. Un hombre que conoce muy bien el fútbol croata, sus tácticas, estrategias y resiliencia. La tarea no será fácil.

Las tácticas de Croacia

Zlatko Dalic es uno de los técnicos más exitosos de este mundial. Ha logrado administrar las energías de su equipo de manera brillante aun con pocos cambios para su once titular. Dalic apostó a su medio campo y defensa para hacer daño con disparos de media distancia y con contragolpes relámpagos utilizando la velocidad de Ivan Perisic y de Milan Badelj, cuando éste ha entrado de cambio. Le funcionó a la perfección en la fase de grupo en la que sólo recibió un gol y marcó siete.

En octavos de final la tarea fue más difícil contra Dinamarca y tuvo que llegar a los penales. Mario Mandzukic, su referente en la delantera estuvo siempre muy marcado y le fue muy complicado el partido para poder marcar un gol. Los daneses le obligaron siempre a jugar de espaldas al arco y en el juego aéreo lo controlaron los dos centrales. Dinamarca siempre pobló de jugadores su mitad de campo, haciendo muy difícil la penetración por el medio y obligando a ir a los croatas por los costados.

Frente a los rusos Dalic apostó por la resiliencia de su equipo. A pesar de haber jugado 120 minutos con los daneses, sabía que Rusia no se rendiría y tuvo que acudir al final, a los penales. Por segunda vez en menos de una semana, puso la confianza en su arquero Subasic, y éste respondió.

Quizá la mayor muestra de inteligencia y autocontrol del equipo se vio frente a los ingleses. Sabiendo que los británicos esperaban a un equipo croata cansado por dos partidos de mucho desgaste físico; Croacia esperó durante todo el primer tiempo. Aun estando debajo en el marcador, los croatas esperaron con paciencia, dejando a los ingleses hacer todo el trabajo durante casi 40 minutos. En el segundo tiempo, la historia cambió. Luka Modric e Ivan Rakitic -que han jugado todos los partidos de este mundial acumulando 63 kilómetros y 62,8 respectivamente-, se adueñaron del mediocampo, e Ivan Perisic comenzó a corretear a los defensores británicos en los costados con Mandzukic presionando sobre los centrales. Los goles llegaron y en extra tiempo una vez más, los croatas que se habían guardado toda la primera parte, tenían energías de sobra. A diferencia de los ingleses que habían estado persiguiendo el balón casi todo el segundo tiempo y terminaron con diez hombres en el campo luego de que Kieran Trippier, tuviera que salir con calambres y ya no quedaban más cambios. Al final, los incansables, con un gol de su delantero Mandzukic ganaron el partido 2 a 1.

Una selección con poco apoyo

La leyenda croata Davor Suker declaró en exclusiva a ESPN que ni los políticos ni la federación ponen mucho empeño en la formación de jóvenes futbolistas o recursos para construir estadios de fútbol. “Somos el único equipo en la historia creo que va a semifinal de copa del mundo y no tiene estadio nacional”, dijo Suker.

La selección de Croacia no tiene un estadio de fútbol. Actualmente el equipo nacional utiliza el estadio del Dinamo Zagreb (el club más exitoso de la liga y de Croacia), con una capacidad para alrededor de 40,000 personas.

El técnico Zlatko Dalic también lo ha dicho a la prensa en el mundial: “Imagínense si nuestra selección tuviese los recursos de los ingleses”.

20180712 https://www.diariolibre.com

+ Leídas