• 1

|Mundo|
| 09 JUN 2018, 12:00 AM

Cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte: la gran apuesta de Trump

La semana que finalizó con las expectativas ante la reunión de Trump y Kim, el “triunfo” a medias tintas en la OEA, reclamado por dos bandos, la tragedia en Guatemala tras la erupción de un volcán y el permanente caos político en Nicaragua.

Esta combinación de dos fotos de archivo muestra al presidente estadounidense Donald Trump, a la izquierda, hablando en el comedor estatal de la Casa Blanca, en Washington el 26 de febrero de 2018, y al líder norcoreano Kim Jong Un asistiendo al congreso del partido en Pyongyang , Corea del Norte el 9 de mayo de 2016.
Esta combinación de dos fotos de archivo muestra al presidente estadounidense Donald Trump, a la izquierda, hablando en el comedor estatal de la Casa Blanca, en Washington el 26 de febrero de 2018, y al líder norcoreano Kim Jong Un asistiendo al congreso del partido en Pyongyang , Corea del Norte el 9 de mayo de 2016.
20180609 https://www.diariolibre.com

SANTO DOMINGO. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pone sobre la mesa su gran apuesta diplomática, que no solo podría definir el curso mediático de su gobierno sino que también podría acarrear cambios en la situación geopolítica mundial: su encuentro este martes con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

El encuentro, que sería el primero entre un líder estadounidense y un norcoreano, está pautado en Singapur (Asia), aunque hasta ahora no se conocen detalles específicos de lugar donde se realizará. Y a pesar de que el temor de una repentina suspensión de la reunión está latente, todo parece indicar que la cita se concretará.

Trump ha declarado estar preparado para su encuentro con Kim, con quien iniciaría negociaciones centradas en la desnuclearización de Pyongyang. "Estoy muy bien preparado. No creo que tenga que prepararme demasiado", opinó. "Se trata de la actitud, de la voluntad de hacer las cosas", aseguró de acuerdo a la agencia AFP.

Del otro lado, el régimen norcoreano no ha difundido declaraciones recientes de Kim respecto a la cumbre, que fue cancelada hace menos de tres semanas –el 24 de mayo pasado- por “hostilidades” según el gobierno de Estados Unidos que ocho días después anunciaba que sí se realizaría, lo que quedó confirmado con la visita a Washington del general Kim Yong-chol, considerado la mano derecha de Kim Jong-un.

A pesar de que los preparativos de la cumbre van viento en popa, Japón se posiciona con reservas frente al régimen de Corea del Norte, poniendo en duda las “sinceridad antinuclear” de Kim. Ayer el primero ministro japonés, Shinzo Abe llegó a Estados Unidos para reunirse con Trump y “coordinar sus posturas antes de la histórica”, apuntó la agencia EFE.

De acuerdo a agencias japonesas, Abe aspira a Trump reafirme su disposición a mantener las sanciones sobre Pyongyang hasta que concretice pasos para una “desnuclearización verificable, completa e irreversible”.

Mientras que Corea del Sur, que ya comenzó un proceso de acercamiento con su antagónico vecino nacido a inicios de la Guerra Fría y cuya guerra civil –con la intervención de Estados Unidos, China y la desaparecida Unión Soviética- desembocó en una guerra que finalizó con un armisticio, ve la cumbre como una posibilidad de negociar una paz permanente en la región.

En la retaguardia, China y Rusia, aliados de Norcorea, apoyan el encuentro. "Rusia y China tienen interés en que se establezca la paz y estabilidad en la península coreana", aseguró el presidente ruso Vladimir Putín en una comparecencia ante la prensa junto con su homólogo chino Xi Jinping, con quien se reunió en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín.

Ante este escenario, parece que la apuesta de Trump favorecerá su casa, aunque todo dependerá de lo dados a lanzar este 12 de junio.

Guatemala y la OEA

En nuestra región la semana cerró con una Guatemala en vilo ante las consecuencias de la violenta erupción volcánica y un ambiguo triunfo diplomático dividido en partes iguales entre la OEA y el gobierno venezolano.

A seis días de su erupción, el Volcán de Fuego –ubicado al suroeste de la capital guatemalteca- ha provocado hasta ayer 109 fallecidos en Guatemala, casi los 200 desaparecidos, 58 heridos, 4 mil 175 albergados, 12 mil 407 evacuados, 182 damnificados y 1,713,617 afectados.

Lo peor es que la expulsión la nube de cenizas o fragmentos de lava que circulan a través del aire y del vapor, conocida como material piroclástico, no tiene visos de detenerse. En medios de reclamos y llantos, ayer tuvieron que ser detenidas las labores de rescates en la zona.

En tanto, la ayuda humanitaria internacional ha comenzado a llegar luego de que el gobierno hiciera el jueves último un llamado de cooperación, sobre todo de medicinas.

Por otro lado, la Organización de Estados Americanos (OEA) dejó a Venezuela al pie de une suspensión, una decisión aprobada por 19 de 34 países miembros que no cambia el escenario de crisis política y social en el país sudamericano ni parece que servirá como presión para que el gobierno de Nicolás Maduro tome una rumbo distinto frente a la oposición interna y externa a su gestión.

“Una perdedera de tiempo producto de la obsesión imperialista”, dijo Maduro el pasado jueves, al momento de recordar que el país solicitó su salida de la OEA el 27 abril de 2017, una petición que concluirá el mismo día pero del año 2019.

La oposición al gobierno de Maduro, sin embargo, asumió la decisión como un triunfo, igual que la diplomacia estadounidense. "Contundente rechazo a la farsa electoral del 20M por parte de las democracias de la región en la OEA. Nicolás Maduro está cada vez más aislado, no podrá evitar el cambio y la libertad de nuestro país. ¡No estamos solos!", tuiteó el expresidente del Parlamento venezolano y opositor del gobierno de Maduro, Julio Borges.

Estados Unidos, quien impulsó la resolución que fue apoyada por República Dominicana, se quedó con una especie de triunfo parcial: no consiguió los 24 votos necesarios para que la suspensión fuera un hecho, pero si lograr que la mayoría declarara ilegitimo los comicios en los que fue reelecto Maduro el pasado 20 de mayo.

Pero sacando las cuentas, y en una expresión dominicana, la situación terminó con un “cero, mata cero, cero”.

El caos de Nicaragua

A 52 días de iniciarse las protestas, Nicaragua vive un episodio de violencia y enfrentamientos en medio de un gobierno que no quiere ceder ante las exigencias de que renuncié o llame a nuevas elecciones, en un movimiento social y político contra Daniel Ortega nacido desde los grupos estudiantiles universitarios y que se ha expandido por el país como un fuego que no parece amainar.

Con un diálogo fallido a las espaldas, la iglesia católica –mediadora entre los opositores a Ortega y el gobierno- piden que termine la represión en las calles que hasta el momento, y según cifras de Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), ha causado la muerte de 135 personas y dejado más de un millar de heridos.

La situación fue abordada en la sesión ordinaria de la OEA, concentrada en Venezuela, de manera tibia, sin que emitiera una condena al gobierno de Ortega ni gestionará ningún mecanismo de presión internacional que ayude a revivir el diálogo, con la esperanza de encontrar un consenso que permita acuerdos entre las partes enfrentadas.

"Con pena te lo digo: si es que él (Ortega) no toma conciencia de que ya no podrá gobernar en paz a la nueva Nicaragua que ha surgido desde el 18 de abril, nos espera más sangre y dolor, en forma inmediata", vaticinó el también secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, a la edición digital del diario La Prensa, reportó la agencia EFE.

  • Cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte: la gran apuesta de Trump
    Vista general de los embajadores ante la OEA durante las sesiones de la 70ª Asamblea General el 5 de junio de 2018, en la sede del organismo en Washington (Estados Unidos)
  • Cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte: la gran apuesta de Trump
    Vista general del volcán de Fuego aún activo el 8 de junio de 2018, desde Alotenango (Guatemala).
  • Cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte: la gran apuesta de Trump
    Vista de una máscara de la danza tradicional "Baile de Negras" junto a la bandera de Nicaragua sobre el ataúd del joven Jorge Zepeda durante su entierro el 7 de junio de 2018, en Masaya (Nicaragua).
El nuevo gobierno español

España estrenó nuevo gobierno luego que un caso de corrupción terminará con la credibilidad de la gestión de Mariano Rajoy, quien anunció esta semana su renuncia del liderazgo del Partido Popular (PP).

La trama corrupta de lavado de dinero conocida como el caso Gürtel terminó con la condena de varios dirigentes del PP, y fue la oportunidad de Pedro Sánchez, líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), de presentar una moción de censura con el que logró sacar del poder a Rajoy, que gobernaba desde el 2011.

La gestión de Sánchez comenzó con gestos significativos: juró sobre la Constitución sin la Biblia ni el crucifijo y nombró un gabinete compuesto de 11 mujeres y 6 hombres.

El tiempo dirá su estas acciones serán un preludio de cambios más profundos y permanentes, que tendrían que abrirse paso a una situación difícil: minoría en el Parlamento dentro de la coalición de ocho fuerzas políticas, presupuestos aprobados que son contrarios a los puntos de vista del PSOE y el nacionalismo catalán y vasco.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese