|Asesinatos|
| 15 MAR 2018, 2:20 PM

Temor, xenofobia y ataques: el posible escenario de los dominicanos en España tras crimen de criolla

El sociólogo César Cuello analiza el hecho y sus posibles consecuencias

20180315 https://www.diariolibre.com
Temor, xenofobia y ataques: el posible escenario de los dominicanos en España tras crimen de criolla
Fotografía de archivo del 09/03/2018 de Ángel Cruz (i), padre del niño desaparecido en Níjar, y su pareja Ana Julia Quezada, en un acto en apoyo a los familiares del niño. Las fuerzas de seguridad han encontrado el cadáver de Gabriel Cruz, el niño de 8 años desaparecido el 27 de febrero .EFE/Chema Artero

SANTO DOMINGO. La confesión de la dominicana Ana Julia Quezada de que había asesinado al niño español Gabriel Cruz, hijo de su pareja sentimental, ha consternado a la comunidad de Almería, donde sucedió el trágico hecho y a la sociedad española en general.

Este suceso podría desencadenar cierto rechazo hacia los dominicanos residentes en el país europeo, debido a lo mediático del caso y la sensibilidad que provocó su desaparición y posterior hallazgo de su cadáver. Un fenómeno normal en este tipo de hechos, que eventualmente pasará, según el sociólogo César Cuello.

“Siempre que sucede un caso tan atroz y tan doloroso como este en el que está involucrado un extranjero es normal que los nacionales tengan una actitud de rechazo y de odio, sobre todo en las personas que no entienden que un hecho tan criminal como este se puede dar en cualquier persona”, explicó.

Y continuó: “Hay españoles que han asesinado a dominicanos allá, en fin que eso se da, pero las personas reaccionan de inmediato, acusando por la condición de extranjero. Los grupos más vulnerables tienden a ser los ‘chivos expiatorios’ y los problemas se vuelcan hacia ellos”.

Varios dominicanos residentes en España consultados por Diario Libre externaron preocupación por las posibles consecuencias, sobre todo porque en los medios se ha destacado la nacionalidad de la confesa asesina.

“Ese crimen nos ha puesto en el ojo del huracán, aunque en lo personal no he sufrido ningún ataque si temo alguna reacción”, estimó Martha Espinosa, quien reside en Madrid desde hace dos año, donde trabaja y estudia.

“Temo que traten a justos por pecadores, porque este no ha sido el único caso violento protagonizado por un dominicano, en los últimos días las bandas conformadas por dominicanos han acaparado titulares en los telediarios”, sentenció otra consultada residente en Barcelona.

Image

La hija de la dominicana confesa asesina de Cruz está sufriendo ataques de todo tipo y por las redes sociales, según declararon vecinos a la agencia Europa Press. “Su hija vive aquí, es una criatura que no es nada mala, no tiene nada que ver, una niña que no tiene la culpa de lo que haya hecho la madre”, contó una moradora.

Cuello expresa que la agresión a la niña es injustificada y no debe permitirse bajo ningún concepto. “Eso es indignante e inaceptable. Las autoridades deben actuar protegiendo a esa menor, porque ella no debe ser víctima de retaliación. En ninguna parte del mundo un menor que no haya participado en un crimen, puede ser responsabilizado. La comunidad tiene también que proteger a esa menor, porque en una situación de odio cualquier cosa puede pasar”, explicó.

Según el sociólogo el debate no debe ser enfocado en el tema de la nacionalidad. “Esos son debates inevitables, porque cualquier individuo puede cometer ese tipo de actos, no podemos enfocarnos en que son de tal o cual país, sino la dimensión del hecho en sí”, enfatizó.

¿Qué pueden hacer los dominicanos?

Para el estudioso de los problemas sociales los dominicanos residentes en España deben tener un perfil bajo y no fomentar la contraparte y el odio, pero señala que no tienen por qué humillarse, y que entiendan que este es un proceso que se va.

“He escuchado pronunciamiento de que la comunidad dominicana residente en España debe pedir perdón, pero yo me preguntó por qué, no creo que haya que hacerlo, simplemente que la justicia actúe. La sociedad dominicana lo que tiene es que rechazar este tipo de actos vengan de donde vengan. Reitero lo mejor que pueden hacer los dominicanos residentes en España es rechazar este acto tan perverso. Es un acto individual y no se debe asumir un castigo colectivo”, sentenció Cuello.

Entre los posibles escenarios a los que tendrían que enfrentarse los dominicanos residentes en el país europeo, el especialista señala que podrían incrementarse el odio hacia los dominicanos si no se saben manejar, pero si no suceden casos parecidos, esto paulatinamente se va a olvidar.

“Pienso que esto no tiene porqué causar ningún tipo de problemas a nivel de la relación de la comunidad dominicana con el estado español. Las autoridades tienen que ver en base a hechos individuales porque fue un hecho particular. El escenario que veo más claro es que va a pasar. Pero si algún español agrede a un dominicano, la problemática se puede agudizar”, finalizó

Image
Hecho atroz
Hecho atroz

Ana Julia Quezada confesó el martes 13 de marzo a las fuerzas de seguridad españolas que fue ella quien mató al niño de ocho años Gabriel Cruz, que había desaparecido el 27 de febrero en una localidad del sureste de España.

Quezada, de 44 años y que fue detenida el domingo pasado como presunta autora de la muerte, declaró durante casi dos horas en la Comandancia de la Guardia Civil de la ciudad de Almería.

Al término de la declaración, su abogada Beatriz Gámez aseguró que su defendida está “colaborando” con los agentes de la investigación.

La autopsia realizada al cadáver del niño desveló que murió estrangulado el mismo día de la desaparición, según fuentes de la investigación.

El cuerpo fue encontrado el domingo por la Guardia Civil en el maletero de un automóvil que conducía la mujer. Habría ayudado a buscar al niño y le daba fuerzas al padre. El hecho sucedió el 27 de febrero de este año.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese