|La Nueva Barquita|
| 30 JUN 2016, 12:00 AM

Fiesta por la inauguración del nuevo complejo habitacional de La Barquita

El presidente Medina cumplió ayer la promesa de sacar a los habitantes de las orillas del río

20160630 http://www.diariolibre.com

SANTO DOMINGO NORTE. “Se nos acabó sacar agua y lodo”, comentó un adolescente a un grupo de compañeros que entre comentarios, risas y saltos, participaron del acto de inauguración de La Nueva Barquita, donde serán reubicadas mil 787 familias, cuyas vidas peligraban cada vez que se producía una crecida del río Ozama.

El presidente Danilo Medina entregó una de las obras más significativas de su gobierno, los apartamentos que definió como “La Villa de la Libertad”, lo que había soñado el profesor Juan Bosch, a quien le dedicó el proyecto.

El acto, a diferencia de otras inauguraciones, no se inició con la llegada del presidente Danilo Medina y los funcionarios, sino con dos familias que partieron en lanchas, junto al padre Gregorio Alegría desde la vieja Barquita, hasta lo que será su nuevo hogar.

En sus manos llevaron trozos de madera de sus viejas casuchas, igual que todas las familias, como símbolos de esperanza, lo que será utilizado para la construcción del altar de la Iglesia. Fueron recibidos con el Ave Verum Corpus de Mozart, simbolizando su llegada a su nueva vida, el hogar con que habían soñado hace años.

Para Rafael Holguín, él y sus vecinos llegaron a “Canaán, la tierra prometida” por el presidente Medina en su primera visita sorpresa en el año 2012.

“Señor Presidente, usted con sus propios ojos ve y con su propios oídos escucha. Usted no espera que le cuenten, usted va donde está el mal, el bien, a percatarse de la verdad. Nosotros sabíamos que iba a aparecer un Moisés que iba a conducir a La Barquita a un lugar seguro”, dijo Holguín.

Las familias recibieron la bendición del Papa Francisco, quien envió un mensaje que fue leído por el Nuncio Apostólico Jude Thaddeus Okolo.

Sorpresa de Medina

Al finalizar su discurso, el presidente Danilo Medina sorprendió a los residentes de La Barquita Norte, quienes a la entrada del complejo habitacional también exigían ser favorecidos on sus casas.

Medina anunció que 98 familias, que fueron censadas hace dos años, como parte de un programa contra el zika, también recibirán sus apartamentos.

Empero, les advirtió “a los vivos” que solo serán los 98 que están en la lista y cuyas casas están a seis metros de la rivera del río. Dijo que el presidente de la junta de vecinos firmó un contrato con José González Cuadra.

Dijo que en las próximas semanas anunciará el proyecto que están preparando para las familias que viven en zonas vulnerables. Dijo que en todo el país seguirán construyendo viviendas de bajo costo.

Mientras que José González Cuadra, quien dirigió la Unidad Ejecutora para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE), agradeció la confianza que depositó el presidente Medina y los comunitarios en él y destacó las cualidades del proyecto.

“Todo esto tiene un único objetivo: que mudarse a La Barquita no sea únicamente un cambio de casa, sino tratar de dotar a cada uno de nuevas herramientas para el comienzo de una vida llena de esperanzas, alegrías y oportunidades”, afirmó.

Dijo que implementaron estrategías para abrir nuevas puertas a la formación y al empleo. “Pusimos en marcha numerosos cursos técnicos de formación en las áreas de jardinería, panadería, repostería, belleza, ebanistería, tapicería, electricidad, albañilería, plomería, maestría de construcción y reparación de electrodomésticos. Nos llena de satisfacción decir que muchos de ellos, gracias a esa formación, fueron contratados por el propio proyecto, y han contribuido”, agregó González Cuadra.

La bendición del acto estuvo a cargo del padre Gregorio Alegría, quien será guía espiritual de los residentes de la Barquita.

Alegría, quien agradeció al Presidente por la obra, dijo que no se estaba inaugurando una obra, sino celebrando, y demandó que ese modelo se siga replicando en todo el país.

El padre Gregorio Alegría presidirá el patronato que velará por la preservación de la obra.

Fiesta por la inauguración del nuevo complejo habitacional de La Barquita
Doña Rafaela Rojas tiene 104 años, y vive en esta casucha
Familia reclama propiedad terrenos de La Barquita

Una familia residente próximo a la recién inaugurada La Nueva Barquita, en Santo Domingo Norte, reclamó ayer la propiedad de los terrenos donde se construyó el asentamiento.

Rafaela Rojas, de 104 años y su hijo Julio Rojas explicaron que tienen sus títulos de propiedad de los terrenos que heredaron de sus antepasados, y que están avalados por una sentencia de la Suprema Corte de Justicia.

Dijeron que en 1947 intentaron despojarlos de los terrenos, pero que tienen los documentos que los avalan como los legítimos propietarios y herederos de Juancito Rojas y Juan Blas Rojas, padre e hijos respectivamente.

Rafael Rojas explicó que el caso está en litis judicial desde hace cuatro años, a la espera de una sentencia.

Manifestó que la sentencia de la Suprema es de 1930, y establece que la parcela 21 provisional es propiedad de la familia Rojas, pero que una familia de apellido Pimentel se las vendió al Estado.

“Estamos seguros de que se está inaugurando la Barquita hoy, (ayer) pero las personas no tienen títulos definitivos porque hay una litis la justicia sobre terrenos registrado de lo que nosotros tenemos los documentos”.

El hijo de la señora Rafaela Rojas, que vive en la absoluta miseria a escasos metros del nuevo proyecto habitacional presentó a Diario Libre documentos que avalan la propiedad de los terrenos.

“Una porción de los terrenos donde se desarrolla actualmente el proyecto La Barquita corresponde al perímetro de la parcela 21 provisional que corresponde a la sucesión Celestino Rojas”, establece.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese