• 1

|Nuevo Domingo Savio|
| 22 AGO 2018, 12:00 AM

“¡Llegó la hora!” URBE afirma este mes inicia traslado de 1,400 familias de Domingo Savio


José Miguel González Cuadra, Patricia Cuevas y Guillermo Millán, dirigente de URBE.
José Miguel González Cuadra, Patricia Cuevas y Guillermo Millán, dirigente de URBE.
20180822 https://www.diariolibre.com

SANTO DOMINGO. “¡Llegó el momento!”...con esa frase resume José Miguel González Cuadra, director de la Unidad para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE), los preparativos para iniciar antes de que termine el mes, las intervenciones del proyecto Nuevo Domingo Savio.

Lo primero que se hará es reubicar las 1,400 familias que están en alto riesgo y para ello se ha estado negociando con cada uno de ellos y el compromiso de URBE es indemnizarlos y hacerle la mudanza a su nueva morada, algunas de las cuales serán en el mismo sector, pero en áreas donde no estén en peligro.

González Cuadra explicó que durante este año y medio de anunciado el proyecto, se ha estado trabajando en depurar los terrenos porque parte son privados y otros del Estado declarados de Utilidad Pública en 1958.

La abogada Laura Acosta trabaja esa parte y entre los propietarios privados hay una empresa naviera y una familia Vicini, que no es la empresaria reconocida socialmente.

Insistió en que el trabajo se hace con la intención de que todo quede claro y que cada una de las 15,000 viviendas y familias tengan su título de propiedad como lo ha querido el presidente Danilo Medina.

Aclaró que no se están tomando decisiones generalizadas, sino que se está tratando cada caso en particular tanto con los inquilinos como con los propietarios con atención diferenciada dependiendo de las condiciones de su vivienda, el tamaño y otros parámetros establecidos.

Los pagos o compensaciones económicas de propiedades también varían tomando en cuenta el tamaño y los materiales con los que están construidos y pueden ir desde RD$300,000 hasta RD$3,000.000. El costo total del proyecto ronda los RD$4,000,000,000.

Con respecto a la disparidad entre moradores y dirigentes comunitarios de Los Guandules, que algunos prefieren el pago de propiedades y los de las Ciénaga que quieren viviendas, González Cuadra dijo que la responsabilidad del Estado es corregir lo que está mal y garantizar la vida de quienes están en riegos como es el caso de las 1,400 familias que están en la ribera.

“Sabemos que hay algunos de ellos que pueden estar planteando esa situación, en el caso de Los Guandules, ese no es el caso, en el caso de La Ciénaga sí puede ser que haya algunos casos y los iremos viendo, pero lo que sí no va a suceder es que la minoría no va a decidir lo que sí le beneficia a la mayoría”, advirtió.

Luego del traslado de las familias en zonas más vulnerables se comenzará la intervención y lo primero que se hará es construir cuatro escuelas con dos estancias infantiles: dos en Los Guandules y otras dos en La Ciénaga porque ha sido una de las mayores demandas de los pobladores e indicó que se ha discutido con algunos dirigentes dónde van a construir esos centros.

“Si logramos concluir la primera etapa rápido (la reubicación de 1,400 familias) vamos a poder comenzar a construir las escuelas más rápido todavía porque ya están diseñadas, ya los planos están, el Ministerio de Educación ya las conoce y solo están en la espera de que nosotros les demos luz verde”.

Todo está diseñado:

De acuerdo con el director ejecutivo de URBE llevan más de un año trabajando con la gente y haciendo los estudios de lugar. Insistió en que se hará lo que quiere la mayoría porque de lo contrario no se podrá avanzar como se ha planificado el proyecto, que estaría terminado en el año 2020.

“Durante todos esto meses los hemos estado escuchando, ahora tenemos que avanzar, hay que ser responsable. A veces las decisiones que toma el Estado no son graciosas al principio, pero después cuando se vean los resultados, entonces todo el mundo va a estar satisfecho como sucedió en La Barquita”. Explicó que luego de reubicadas las familias que viven en mayor riesgo y de construida las escuelas, se procederá a abrir los accesos para organizar el barrio y llevar los servicios como agua, tendido eléctrico, recogida de basura, transporte, áreas de recreación y deportes.

Manifestó que desde que se comience a ensanchar las calles se creará un circuito de la OMSA.

Organizaciones y disparidad de los vecinos

Luego de anunciados los cambios del proyecto que descartaba la construcción de viviendas, las posturas de los residentes en La Ciénaga y Los Guandules se dividió porque parte de los moradores de Los Guandules quiere el pago de las viviendas, pero los de La Ciénaga es “de casa para casa”.

Frankeli Lora, presidente de la Unión de Juntas de Vecinos de La Ciénaga que agrupa a unas 15 organizaciones, dijo que hasta ahora con ellos no han hablado. “Eso sería en la parte de Los Guandules porque del lado de nosotros (La Ciénaga) no se ha hablado nada, nosotros les pedimos información a ellos, que nos digan algo y no quieren decir nada, ellos quieren negociar directamente con la gente y nosotros defendemos nuestra gente porque quizás el dinero que les den no les alcance para otra vivienda”. Indicó que hace poco más de un mes que las 15 juntas de vecinos escogieron la nueva directiva que dirige, a la que la comunidad le confió su representación y defensa.

Para González Cuadra el retraso en el inicio de los trabajos se debe a la cantidad de intereses de las organizaciones. “Yo veo algunos que nos han manifestado que es a través de ellos que nosotros tenemos que comunicarnos con los que vamos a desalojar, pero las personas que vamos a desalojar no quieren que nadie sea intermediario”.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese