|Violencia de género|
| 02 SEP 2018, 12:00 AM

Un centro psicoeducativo para promocionar una nueva masculinidad


20180902 https://www.diariolibre.com


SANTO DOMINGO. El Centro de Intervención Conductual para Hombres de la Fiscalía del Distrito Nacional, junto a otro centro que funciona en San Juan de la Maguana, ofrecen servicios terapéuticos y psicoeducativos a los referidos por jueces y fiscales por violar la Ley 24 – 97 sobre violencia de género.

Su director, el psicólogo Luis Vergés, durante entrevista a Diario Libre, reveló la entidad recibe cada año unos tres mil hombres que de alguna manera maltrataron a mujeres.

En los diez años de funcionamiento ha recibido 29 mil hombres para transformar positivamente la conducta machista y erradicar esa cultura mediante la promoción de una nueva masculinidad orientada a reducir los lamentables casos de violencia de género.

“La mayoría de los hombres tienen una educación secundaria y universitaria, muy pocos son analfabetos, son personas empleadas, la mayoría son padres de familia”, dijo Vergés.

Agregó que la mayoría de casos de violencia doméstica son de parejas en unión libre o solteros que quieren volver con su expareja. Son hombres en edades entre 35 a 40, especialmente 35 y 36 años. Los índice de menor violencia se registran en los matrimonios formales y noviazgos.

“Estadísticamente rara vez la mujer representa un peligro para la vida del hombre, la mayoría de casos de hombres muertos por violencia no son causadas por mujeres, sin embargo, el 52 % de las muertes violentas en mujeres son causadas por sus parejas o exparejas”, comparó Vergés.

Orden de alejamiento

“Se ha hecho un trabajo arduo en el Ministerio Púbico; ya no se le entrega un documento para que se lo dé al agresor, sino una constancia de protección”, advirtió Vergés.

Agregó que donde hay una relación de violencia, hay un riesgo y ambos deben recibir terapia por separado, hacer conciencia de respetar la orden de alejamiento, porque no solo el hombre la viola, también la mujer lo hace, por lo que aconseja tener más conciencia en relaciones de pareja.

Un centro psicoeducativo para promocionar una nueva masculinidad
Doctor Luis Vergés
Perfil de agresor

Varios autores (Jacobson y Gutman, 2001; Dutt on y Golant, 2004; Bancroft , 2002; Echeburùa, 2006; Turinett o y Garbajosa, 2008) establecen indicadores y variables para reconocer a hombres agresores, tradición que ha sido muy útil para reconocerlos y abordarlos en programas terapéuticos.

“El hombre agresor se siente socialmente adaptado, moralmente virtuoso y emocionalmente ajustado, por ello se habla de doble fachada”, (Quinteros y Garbajosa, 2008).

Los rasgos son: deseabilidad social o doble fachada; repetición de la violencia con otras parejas; resistencia al cambio; abuso de sustancias; grado y modalidad de control de impulsos.

Aspectos cognitivos, personalización y generalización; definiciones rígidas de los masculino y femenino; negación, minimización y justificación; externalización de la responsabilidad; falta de empatía; rigideces cognitivas: pensamientos de ganar –perder.

Aspectos emocionales. Baja autoestima; restricción emocional y racionalización de los sentimientos; dependencia-inseguridad; celos; baja tolerancia a la frustración; aislamiento; conductas controladoras y actitud posesivas, entre otras.

“La palabra perfil la hemos ido cambiando porque se cree que todos los que son así son agresores y no es así, más bien hay características que son frecuentes”, sostiene Vergés, quien dice además que la creencia de muchos hombres de que la mujer es parte de él, la actitud controladora, más la razón de que la mujer no entra en ese paradigma, se le acumula mucho enojo, recurre a la intimidación, chantaje emocional, manipulación y cuando estas estrategias fallan, viene la violencia física.

Prevención de violencia de género

La Constitución de la República condena la violencia intrafamiliar y de género en cualquiera de sus formas. La misma tiene rango constitucional, comprometiéndose el Estado a garantizar mediante ley, la adopción de medidas necesarias para prevenirla, sancionarla y erradicarla.

“Hay que hacer muchas cosas a la vez y no una sola, porque se sigue buscando una solución única y lo que existe son soluciones integrales que tienen que aplicarse en forma conjunta, sin descuidar una de la otra”, dijo Vergés al ser cuestionado por soluciones a la violencia doméstica.

En las que cita:

La educación desde temprana edad sobre el respeto a la mujer y a la equidad de género.

• Igualdad de oportunidades, conforme a las características de cada quien.

• Construir una cultura de buen trato en los hogares.

• La aplicación oportuna de la ley.

• Trabajar a las mujeres víctimas de violencia con especialistas de psicología.

• Trabajar una masculina positiva.

“Hay que hacer conciencia de lo que estamos perdiendo y lo que podemos ganar creando una cultura de buen trato en el hogar. Priorizar ese buen trato, así le ganamos la batalla a la violencia.

Hay un costo muy elevado desde el punto de vista de salud, sufrimiento, dolor de la pareja de los hijos, los costos económicos, lo que implica la muerte de una mujer, lo que cuesta para el Estado tener un hombre 30 años en la cárcel y tres o cuatro niños huérfanos”, aconsejó el doctor.

Centro de Intervención Conductual para Hombres

Como parte de las políticas públicas creadas para proteger los derechos de la mujer, surgió el Ministerio de la Mujer (antes Secretaría de Estado de la Mujer, Ley 86/99) instancia rectora de las políticas públicas de género en el país.

Además del Ministerio de la Mujer y dependencias del Ministerio Público, instituciones públicas, privadas, organismos internacionales y de la sociedad civil que apoyan la ejecución de planes y programas para luchar contra este tipo de violencia también se creó el 15 de julio del año 2008 el Centro de Intervención Conductual para Hombres de la Fiscalía del Distrito.

Con los objetivos de: Impedir la extensión del maltrato; trabajar con los déficits de los agresores; sumir la responsabilidad de su conducta violenta; rechazar cualquier argumento a favor de la violencia; reconocer que su conducta violenta es una elección, no una pérdida de control; identificar los efectos que su abuso tiene sobre la mujer y su entorno; identificar sus patrones de control y actitudes autoritarias.

Las actividades psicoeducativas y terapéuticas que desarrolla la institución para el logro de esos objetivos son: charlas de acogida para los nuevos usuarios; valuaciones a través de entrevistas y pruebas psicológicas; sesiones de terapia individual; sesiones de terapia grupal.

El Centro tiene un área donde se aplican pruebas psicométricas de valor comprobado para la detección de variables que predicen violencia, sobre todo violencia doméstica.

La duración del programa es de un mínimo de seis meses a un máximo de dos años. Este tiempo se toma consideración las diferencias individuales, el riesgo y peligrosidad, la tipología de agresores, entre otros parámetros.

Hay individuos que dependiendo de su caso los tratan en sesiones de terapia grupal y en sesiones de terapia individual.

Luego de diez años de este centro, se espera la construcción de otros dos, uno en el sur y otro en el norte del país.

  • Un centro psicoeducativo para promocionar una nueva masculinidad
    Centro de Intervención Conductual para Hombres
  • Un centro psicoeducativo para promocionar una nueva masculinidad
    Centro de Intervención Conductual para Hombres
  • Un centro psicoeducativo para promocionar una nueva masculinidad
    Director del Centro de Intervención Conductual para Hombres, psicólogo Luis Vergés.
20180902 https://www.diariolibre.com




COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese