A.M. - La segunda violación

Se conoce como "la segunda violación" el sentimiento que invade a la víctima de un asalto sexual cuando la sociedad que debería apoyarla y protegerla, le manifiesta reacciones que la hacen sentir doblemente traicionada: no encuentra el apoyo policial, no creen su versión, la culpabilizan o simplemente la rechazan y aíslan, porque las personas no se sienten cómodas con ella. Sobre el papel, parece imposible que esto suceda. Pero de hecho es una realidad que las víctimas de violencia sexual describen como peor que la violación misma.

Esa es una de las principales razones por las que una víctima de violación no denuncia el asalto. En Estados Unidos, sólo se denuncian una de cada seis violaciones. Aquí, se ocultan todavía más: "Esto es muy chiquito, mejor que no se sepa". La víctima, entiende la sociedad, es la que se debe esconder.

Denunciar públicamente las violaciones parece ser la única forma de obligar a la Policía a responder eficientemente. La violación es un delito grave al que ni la población ni la Policía responden como la persona ultrajada merece. Una sociedad no funciona bien cuando para denunciar un crimen, la víctima debe reunir unas dosis de valor que no todos tienen. Y raya en el heroísmo cuando lo hace públicamente. Denunciar un ataque es un favor que la víctima nos hace a las demás mujeres.
20040902 http://www.diariolibre.com

+ Leídas