Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

Profesores españoles

El problema de la educación dominicana ya no es salarial

La ADP rechazará cualquier propuesta de mejorar la calidad de la enseñanza. No solo la propuesta del presidente Abinader de hacer acuerdos para establecer alianzas con instituciones españolas. Tampoco aceptaría la contratación de maestros venezolanos, colombianos o argentinos.

Aceptar esas ayudas implicaría reconocer  lo que es un secreto a voces. El problema de la educación dominicana ya no es salarial, ni de instalaciones físicas (aunque todavía haya imperdonables carencias en este campo) ni de presupuesto. Veintitrés mil millones de dólares, el dinero invertido en educación desde que se aprobó el 4%, invalidan cualquiera de estos argumentos.

El problema de la educación dominicana son las carencias evidentes y medidas de aprendizaje de los alumnos y eso lleva irremediablemente a enjuiciar la calidad de los maestros. Hay que imaginar la desolación e impotencia de los profesores que de verdad sufren por la actual situación y el control que ejerce la ADP sobre la educación dominicana.

Vamos por el tercer año con problemas, huelgas y carencias docentes. Una generación de estudiantes saldrán mal preparados y lo que es peor, convencidos de que su título universitario o de bachiller les certifica para la vida.

La educación dominicana necesita cualquier ayuda que le sea posible conseguir porque los alumnos dominicanos merecen una mejor  educación que la que los profesores del sistema les ofrece. Porque nadie está esperando que esos docentes les enseñen programación, idiomas o nuevas y sofisticadas  tecnologías. Pero leer y entender lo que leen y escribir correctamente no ameritaba esa inversión. Solo mejores maestros.

TEMAS -

Inés Aizpún es una periodista dominicana y española. Actualmente es la directora de Diario Libre. Ha recibido el premio Caonabo de Oro, el Premio de la Fundación Corripio de Comunicación por su trayectoria, y el premio Teobaldo de la Asociación de Periodistas de Navarra.