Algo se mueve...

Reconozcamos a los empresarios del transporte su olfato político. Sus silencios y sus ruidos nunca son casuales. Haber vivido con el logo del Che como prueba de santidad por décadas tiene su mérito. Haber manipulado a los tres partidos (PRSC, PRD y PLD) para mantener su monopolio requiere astucia, control de la calle, contactos en los medios y buena sintonía con el nivel de mandos medios en los partidos.

Digamos que son un adversario a tomar en cuenta porque así lo han querido quienes han gobernado. No solo son un monopolio que dirime las rutas a batazos (a veces a tiros) sino que se las reparten con políticos en el poder y han conseguido que entre todos los contribuyentes paguemos flotas, flotillas y exenciones de combustibles, permitiéndoles entrar en el negocio de las bombas.

Lo dicho, olfato político tienen.

Por eso hay que pensar que algo se mueve estos días. Están inquietos, han salido de un periodo de hibernación. Antonio Marte ha movido ficha y regresa al PRD, es decir, al gobierno; el PRD necesita detener la sangría de militantes y él no quedarse fuera del negocio que viene. Hubieres desprecia préstamos, anuncia que no necesita dinero para sus nuevas flotas. Algo se mueve o se ha movido ya. Critican al unísono el proyecto de gas natural que impulsó el gobierno. Nunca han sido competencia, se reparten el pastel y lo harán ahora otra vez con o sin chatarras en la calle.

Si el del transporte es uno de los problemas más graves de la ciudad, estos comunistas de monopolio tienen gran responsabilidad, sin restársela a los gobiernos que les han permitido perpetuar un sistema de transporte colectivo tan ineficaz, peligroso y caro que ha empujado a cada dominicano a necesitar un carro propio. IAizpun@diariolibre.com

+ Leídas