Buenas medidas y el caso de la Liga

Hasta el momento, la gente está viendo con buenos ojos y en muchos casos aplaudiendo, las designaciones y las medidas que está tomando el presidente electo.

El país está conociendo caras nuevas, algunas de las cuales van a debutar en la administración pública y otras caras no tan nuevas que asumen nuevas responsabilidades en el tren gubernamental. En general, el público está de acuerdo con las designaciones.

En el campo de los cambios, el cierre de la OISOE ha sido aplaudido, al igual que el cierre del Consejo Estatal del Azúcar, tradicional coto de caza de oportunistas. No está tan claro la forma en que se manejará lo de las EDES y de la CDEEE, pues no parece propio de un Ministerio estar administrando clientes y manejando compra y venta de energía. Su labor debiera ser de supervisión y control. Esperamos una explicación más clara de las autoridades electas sobre este tema.

Un caso particular que no se ha tocado es el de la Liga Municipal Dominicana y los ayuntamientos del país.

La Liga consume 900 millones de pesos del Presupuesto del Estado, más 500 millones adicionales del programa Quisqueya Limpia.

El papel de la Liga es el de asesorar y asistir a los cabildos en temas de orden municipal, papel que ha venido cumpliendo con altas y bajas. En la mayoría de los casos ha sido utilizada por los gobiernos para presionar por diversas vías a los ayuntamientos.

¡Qué bien le caerían esos millones a los cabildos para resolver muchos problemas municipales, fondos con los que podrían contratar mejores asesorías en el sector privado! Piénsenlo...

+ Leídas