¿Es hora de replantear el 4%?

El compromiso de la sociedad con la Educación se concreta en el 4%. Ese dinero no surge por generación espontánea, sale del esfuerzo que hacemos todos pagando impuestos y sacrificando conscientemente otras urgencias sociales porque creemos que la Educación es la vía correcta para combatir la pobreza y el populismo.

Pero los profesores, actores imprescindibles y responsables directos de esta apuesta no dan la talla. La ADP se comporta como un sindicato anticuado y en la UASD, sus líderes aburren con sus paros hasta a los estudiantes.

Ya basta. ¿Es hora de revisar el compromiso del 4% por un lado y decidirnos a cambiar estructuras anquilosadas por el otro, antes de seguir invirtiendo mal el dinero de los ciudadanos?

Los representantes de los profesores apenas hablan de la calidad educativa. Y la gran estafa, la mayor estafa que se puede cometer contra un estudiante es decirle que con un título universitario va a progresar en la vida para después otorgarle un título vacío de conocimientos que no le servirá en la vida profesional. Eso es lo que pasa ahora.

El informe de Unicef sobre los niños excluidos de la escuela o insertados en un sistema de baja calidad de aprendizaje debería alarmar a la ADP. No es momento para huelgas e incumplir pactos sociales.

Nadie pensó que el 4% iba a ser un camino corto y fácil. Pero ¿vale la pena seguir manteniendo a grupos de sindicalistas o estructuras opacas que se jactan de ser autónomas y se sienten inmunes a los controles de calidad que ya rigen todas las facetas de la sociedad?

Revisemos el 4% si los profesores no van a hacer su parte. Perdemos tiempo y dinero y los afectados son los estudiantes que necesitan que ese sistema funcione. IAizpun@diariolibre.com

+ Leídas