20170718 https://www.diariolibre.com

Si las Fuerzas Armadas y las autoridades de Migración que tienen a su cargo los procedimientos de captura de indocumentados y su ulterior deportación están violando los derechos humanos de los apresados, son los funcionarios más estúpidos del mundo.

Ello así, porque saben que aún haciendo las cosas por el libro van a recibir todo tipo de críticas y chantajes de las organizaciones “defensoras” de los derechos humanos y de funcionarios del propio gobierno haitiano.

Por tanto, la campaña de chantaje permanente a que hemos sido sometidos debe ser rechazada vigorosamente por el Gobierno y por todos los dominicanos.

No se trata de que no puedan ocurrir excesos, o de que nos hayamos ganado nefandos apellidos. De lo que se trata es de rechazar el chantaje como mecanismo de negociación.

Con todos los pecados que se nos puedan endilgar, nadie ha hecho más por Haití y por los haitianos que nuestro país. Y nadie tiene más derecho que nosotros a reclamar un trato justo en las relaciones entre Estados, sin descalificaciones, y sin que los acusadores traten de esconder sus faltas.

Nadie tiene mayor interés que la República Dominicana en el desarrollo de Haití, pero para bailar se necesitan dos y las élites haitianas no han mostrado interés genuino en aportar lo suyo al progreso de su nación.

Nuestro país no ha logrado su desarrollo a expensas de Haití. Al contrario, hemos compartido nuestros recursos sin reclamar compensación alguna. Por tanto, nuestras decisiones soberanas deben ser tomadas en base al interés nacional y a despecho de los que no quieren una relación armoniosa y mutuamente beneficiosa entre nuestros pueblos.

atejada@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese