La Ciudad Colonial sigue esperando...

Suriname también remozará su centro histórico con un programa apoyado por el BID. La Ciudad Colonial ha recibido el empuje de una primera parte del programa que se esbozó para su puesta en valor y la segunda, esta vez empujada por un préstamo de 90 millones de dólares, está pendiente de que el gobierno dominicano decida cómo organizar la dirección y gestión del proyecto.

Los resultados de la primera etapa hablan por sí solos. Se ha frenado la despoblación del sector, el número de negocios se ha multiplicado, la inversión privada ha respondido con creces a la pública, la vida cultural y de ocio es imparable, las juntas de vecinos más organizadas y activas que nunca.

La Zona Colonial es la joya del Distrito. Ese kilómetro cuadrado del que hablaba Jan Gehl, el urbanista danés defensor de la humanización de las ciudades. Es la escala humana, la vida en una distancia caminable, perímetro en el que caben servicios, espacios públicos, viviendas... Poco a poco se remoza pero es indudable que sin una decisión política clara el proceso puede quedar a medio talle. El BID alertó de que en marzo terminaba el plazo para el préstamo. Luego avisó que podía retomarse; ya hemos llegado a julio.

Los involucrados en el Programa empiezan a preocuparse. No es impensable perder esta oportunidad, porque ya ocurrió otra vez. Se trata de poner de acuerdo al Ayuntamiento del Distrito, que por mandato constitucional tiene el gobierno de la ciudad, a los ministerios de Turismo y Cultura, ahora con nuevo incumbente, a Palacio, que a fin de cuentas es el que manda cómo y cuándo se aprueba un préstamo. Una ciudad no se “planifica” cada cuatro años. La visión, en urbanismo, debe ser más amplia y sostenida.

IAizpun@diariolibre.com

+ Leídas