Lecciones de pandemia

Buenos datos, estos de julio. Bajan todas las tasas malas de Covid que hemos aprendido a medir y suben las de vacunación. Debe ser la primera vez en la historia que conversamos sobre marcas comerciales de vacunas como si supiéramos algo... Y contamos antígenos y recomendamos laboratorios, tipos de prueba, plazos de espera, síntomas reveladores.

En esta conversación recurrente y diaria ha llegado agosto. 500 boletines de Salud Pública después estamos más que listos para recuperar la vida normal, con las ausencias sentidas, negocios quebrados, un gobierno ya no recién estrenado y la mirada puesta en el curso escolar. Si finalmente es presencial, sí se sentirá que la vida normal es casi posible.

¿Qué ha revelado la pandemia? Que hay personas más hipocondríacas de lo que parecían y otras más irresponsables de lo que se esperaría. Que la economía dominicana estaba bien organizada y que como dicen ahora, es resiliente. Que a la sociedad no le alarma el endeudamiento si trae vacunas y que el sistema de salud puede ser mejorable pero ha respondido muy bien a esta impresionante emergencia. Que la educación estaba peor de lo que creíamos y que no tiene muy buen pronóstico en el futuro cercano.

Que el mundo no va a dejar de turistear, aunque las ganas de viajar hayan estado dormidas por obligación. Que el teletrabajo no es para todo el mundo por mucho que lo quieran vender así los gurús del ramo. Que la tecnología ha cambiado profundamente las relaciones sociales de los más jóvenes y que muchos ya no necesitan ni ver a sus amigos... Y ese efecto es terrible.

+ Leídas