Por debajo de la tierra o por los aires...

El número de choferes sin licencia que manejan vehículos privados o de transporte colectivo probablemente no se conozca de manera cierta. Atribuyendo el dato al Intrant, en días pasados un diario hablaba del 57 %. Demasiado alto, parece.

Pero no hay que dudar que son muchos los que manejan sin licencia, con una licencia obtenida sin examen o con otro tipo de subterfugio. No hay más que ver el comportamiento del tránsito para pensar que la mayoría de los conductores (!y de las conductoras!) desconocen las reglas básicas de comportamiento vial.

Por tanto, cualquier esfuerzo que se haga para sacar de la calle vehículos (y choferes) es bienvenido. Habrá que ver cuál es el beneficio real del teleférico y conocer la experiencia de quienes se beneficiarán directamente de sus trayectos. Hay que seguir completando rutas de metro para que moverse por esta ciudad hostil al peatón sea más viable, y comprobar cómo se complementan ambos sistemas.

El concho y las voladoras, junto a la manera de manejar un negocio (que es un servicio) que despliegan sus amos, deben desaparecer pronto. Es un sistema incómodo, caro, inseguro, contaminante... que desdice cualquier asomo de progreso que se quiera mostrar.

El gobierno de Danilo Medina parece decidido a enfrentar en los dos últimos años de su gestión los problemas del transporte y la basura. Buena decisión, son dos trabas en la calidad de vida, de la salud y de la economía de la población que solo se resolverán con mucha (pero mucha) decisión política.

Mientras, y para huir de la pesadilla del tráfico, se nos ofrece viajar por debajo de la tierra o por los aires...

IAizpun@diariolibre.com

+ Leídas