20180517 https://www.diariolibre.com

Se despide un ministro de Cultura y llega otro. En esta cartera, el incumbente marca con su sello personal la línea de trabajo con más independencia que en otros ministerios más técnicos. (Nada más abstracto que la Cultura pero nada más concreto que el nivel cultural.)

Así, un ministro se vuelca en hacer de la Feria del Libro el sello de su gestión y el siguiente, más afín a la trova cubana, se decide por los proyectos de cultura popular, de grupos de base. Dos gestiones muy diferentes.

Eduardo Selman, arquitecto y urbanista de profesión, quizá se decante por la recuperación de los sitios históricos, tan precarios, tan necesitados.

A Pedro Vergés le tocó desmontar una estructura que poco tenía que ver con la cultura y ha pagado su precio. Como bien narró en Sólo cenizas hallarás (Bolero) la vida no es siempre justa y la frustración propia y la ajena dibujan el mapa existencial de la sociedad en la que tratamos todos de salir adelante. Sólo cenizas hallarás es una de las mejores novelas dominicanas. Para algunos, la mejor y desde luego, la de más éxito internacional. Ganadora del XV Premio Blasco Ibáñez de novela en 1980, a la vuelta de la esquina cumplirá 40 años.

Mientras algunos discuten incluso la pertinencia de un ministerio para la Cultura, de qué se debe ocupar esta cartera y cómo se mide su éxito será siempre una conjetura. Si además lo hace con poco presupuesto y muchas necesidades, en una sociedad que no acepta que la ignorancia sale muy cara y en un entorno económico que no favorece el patrocinio privado... la tarea se complica aún más.

Hoy toca dar las gracias a Pedro Vergés y recibir bien a Eduardo Selman.

IAizpun@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese