20180726 https://www.diariolibre.com

Dicen que el timing lo es todo. Sincronización, el momento oportuno. Mientras el Ayuntamiento del Distrito Nacional, voluntarios, empresas y Obras Públicas recogían toneladas de basura de la tormenta Beryl el Ministerio de Medio Ambiente enviaba una nota de prensa sobre la agradable y exitosa XI Reunión del Comité Ministerial del Corredor Biológico en el Caribe (CBC) que se celebraba en un hotel de la capital.

En el lenguaje oficial de las organizaciones internacionales (es un dialecto propio) se describía con entusiasmo el avance en materia ambiental que este programa con subvención europea ha logrado en una década. Otra mirada...

No fueron semanas fáciles para nadie. Al ministro de Medio Ambiente, en realidad, la oleada de basura le vino a salvar del lío en que se había metido él solo en Valle Nuevo: los ambientalistas no creen que sea buena idea poner a un productor agrícola a cuidar los parques nacionales. Donde unos ven bosque otros ven sembradíos. Y tras Valle Nuevo, la situación estalla en Sierra Bahoruco...

Beryl tampoco se la puso fácil al Alcalde del Distrito, que sin embargo salió airoso de esta prueba. La ciudad volvió a la normalidad pocas horas después de la tromba de agua y las toneladas de basura que arrastró el río desde Monte Plata, pasando por varios municipios hasta el mar Caribe, han sido manejadas en un tiempo récord.

Una pregunta ha quedado sin contestar. ¿Quién ordenó abrir la barcaza para que la basura, contenida en ese puente se “soltara”? ¿No había posibilidad de recogerla ahí mismo, o quien la mandó abrir no podía coordinar otro tipo de operación? Urge entender a Santo Domingo como una metrópolis y trabajar en conjunto los temas transversales empezando por el transporte y la basura. Tras la tormenta no debería llegar siempre la calma...

IAizpun@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese