Un poco pronto para votar...

Entrando ya en la recta final del año, procede empezar a pasar balance. Sobre todo, porque en el ambiente se siente la brisa, no de Navidad, sino de las elecciones de 2020. Se habla más de los hipotéticos candidatos que de los actuales gobernantes.

Mañana domingo, Leonel Fernández volverá a escenificar una entrega de firmas (¿verificadas?) de apoyo a una candidatura que se le resiste. En realidad, a quien más conviene una improbable reelección de Medina es a él. Al fin y al cabo, todo su equipo ha salido bien parado y él puede dedicarse a su proyección internacional sin mayores incidencias.

Problemas en el paraíso, con un sector turístico sorprendido ante lo que entiende una falta de voluntad para el diálogo del ministro García, en el tema del cambio de modelo de desarrollo. Torres sí, torres no. Dónde y cómo. Para los que adversan el modelo que se instalará en Macao, la evidente falta de planificación urbanística (agua, alcantarillado, servicios, basura) que se evidencian en otros puntos, desaconsejan emprender un modelo de alta densidad en unas playas que, por muy bonitas que salgan en las fotos, ni son tan grandes ni están tan sanas...

Mejores perspectivas tiene otro “polo”, el de la Ciudad Colonial, a punto ya de empezar la segunda etapa de su recuperación. En eso confía el sector privado que ya ha triplicado en inversión el monto que dedicó el Gobierno en la primera fase.

El dólar poco a poco desperezándose, el Museo de Arte Moderno en profunda renovación, Odebrecht en el banquillo, el Consejo de Seguridad de la ONU...

Un año menos lento de lo que parece.

+ Leídas