20170513 https://www.diariolibre.com

Si han tenido la oportunidad de ver el vídeo de la agresión (violenta, repetida) de un alumno a una compañera de clase en el liceo Morayma Veloz de Báez, de Bayaguana, tendrán muchas preguntas. Son golpes terribles, con saña, con la determinación de hacer mucho daño.

¿Cuál es la historia detrás de la agresión? Son tantas las preguntas... Pero antes de escuchar las teorías sobre el entorno familiar, el ambiente, la pobreza, la influencia de las redes etc... hay que plantearse las medidas de seguridad para proteger a alumnos y profesores.

¿Hizo la maestra lo que debía? ¿Están preparados los docentes para este nivel de violencia en las aulas? ¿Cómo se protege a esa niña ahora? ¿Hay que llamar directamente a la Policía? ¿Cómo se trabaja con los padres? ¿Debemos hablar más del acoso escolar?

Imagine que usted está en su lugar de trabajo y viene un “compañero” y le atiza la paliza que este alumno dio a su compañera. ¿Llamaría al psicólogo de Recursos Humanos o a Seguridad? El muchacho necesitará, es obvio, algún tipo de tratamiento. ¿Y ella? ¿Era la primera agresión? Recuperar la autoridad de los docentes es indispensable para el futuro de la Educación para la que hemos convenido invertir el 4% del PIB.

No pasa solo en las escuelas públicas de las provincias. Aquí, en colegios privados de alta tarifa, la queja de los profesores es muy parecida: los padres los desautorizan ante sus alumnos, incluso desde niveles de primaria.

La agresión en Bayaguana confirma que en las aulas se viven transformaciones muy profundas. Por lo que se ve en el vídeo... no todos los alumnos corrieron a proteger a la agredida. Obviamente, uno de ellos se preocupó de grabar y de subir a las redes la salvajada.

IAizpun@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese