Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

¿Cómo cuidar la higiene bucal de tus hijos?

Apostar a la odontología preventiva desde temprana edad puede evitar futuras complicaciones como caries y anomalías dentarias

Expandir imagen
¿Cómo cuidar la higiene bucal de tus hijos? (SHUTTERSTOCK)

Cuando se trata de la salud de los más pequeños de la casa, ningún aspecto es más importante que otro. Pero si tuviéramos que hacer una lista para priorizar, definitivamente la higiene bucal debería estar incluida entre los primeros puestos.

Te facilitamos seis consejos que puedes poner en práctica con tus pequeños para que mostrar su mejor sonrisa al mundo no sea problema.

1. Evita prolongar el uso de biberones y chupetes. Una práctica muy común es dejar a los bebés dormirse con el biberón en la boca. Sin embargo, esto pone en riesgo su salud bucal. Según el portal Guía Infantil, hacerlo provoca que los azúcares de la leche estén mucho tiempo en contacto con la dentadura, lo que da lugar a las caries. Además, el uso prolongado del biberón y los chupetes contribuye a problemas de mordida abierta y dientes desplazados hacia delante.

2. Visitas periódicas al odontólogo. Desde que los dientes empiezan a salir, ya es propicio visitar el dentista. Durante los primeros años de vida, y mientras el niño aún no haya mudado, lo recomendable es acudir a consulta al menos una vez al año. Luego de que empiecen a salir los dientes permanentes, las visitas deben aumentarse, mínimo, dos veces al año. Esto permitirá llevar un control de la caída de todas las piezas y la posición en las que salen.

3. Supervisa el cepillado. La higiene bucal, al igual que las visitas al dentista, debe iniciarse al momento en que los primeros dientitos empiezan a aflorar, lo cual se da entre los cuatro y siete meses de vida. Los expertos recomiendan que, en esa etapa, el cepillado se repita dos veces al día y esté a cargo de un adulto. A partir de los seis años, puede aumentarse la dosis a tres veces al día y dejar que el pequeño lo haga por sí solo, supervisado y orientado, para que vaya aprendiendo cómo hacerlo correctamente.

4. Utilizar pastas dentales para su edad. No es casualidad que en el mercado encontremos cremas dentífricas especiales de acuerdo a la edad del infante, pues el exceso de flúor en menores de seis años puede contribuir a la aparición de manchas y decoloración de los dientes.

5. Mantener una dieta rica en calcio. La leche es buena para fortalecer la dentadura. Gracias a su alto contenido de caseína, que incluye calcio y fósforo, esta proteína se encarga de formar una capa protectora en el esmalte de los dientes, sobre todo durante la infancia. También ayudan a mantener una sonrisa en óptimas condiciones los derivados lácteos, al igual que las frutas y verduras.

6. Controla las bebidas carbonatadas y dulces. El consumo constante de refrescos y bebidas carbonatadas es nocivo para la salud dental, y es que su gran concentración de ácidos y azúcar puede provocar que los dientes pierdan su esmalte natural a destiempo. Por otro lado, las golosinas, como ya sabemos, son el principal agente causal de las caries en niños.

TEMAS -

Periodista de Revista. Me apasiona escribir sobre salud mental y relaciones de pareja. De no ser periodista, sería psicóloga con un blog.