Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

El ejemplo de lo que nunca debe ser

El vergonzoso caso de Francisco Pagán

El Cantábrico es un excelente restaurante, de rico menú, y no tiene la culpa de ser mencionado en el expediente Antipulpo, todo porque un indiscreto cliente decidió ir por allí a menudo a darse la gran vida, olvidando que era un servidor público.

Ese es el caso de Francisco Pagán, quien según el Ministerio Público, confesó que usó la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe) para dar rienda a un estilo de vida que no le correspondía.

Entre todas las movidas escandalosas que registró este señor mientras estuvo en la Oisoe, llama la atención que se haya gastado, supuestamente, alrededor de 250,000 pesos por mes entre 2017 y 2020 en El Cantrábico. Esa cantidad supone el salario de varios maestros del país o de unos cuantos policías, y este caballero decidió que su paladar refinado merecía semejante distinción con cargo el erario, de lo cual El Cantrábico no tiene culpa.

Francisco Pagán decidió devolver unos cuantos millones de los que se robó, así como algunas propiedades, a la vez que alzaba las manos y reconocía su culpa. 

Eso es de elogiar, claro que sí, aunque su caso no deja de ser vergonzoso y es el ejemplo de lo que nunca debe ser el servicio público. 

TEMAS -

Periódico líder de República Dominicana centrado en las noticias generales y el periodismo innovador.