¿A quién conviene la posposición?

Sin misterio aplazar la convención del PRM

Los fundadores del PRD en Cuba en el 1939 supieron desde entonces que un desprendimiento llamado PRM pospondría su convención en el 2018. Defecto de nacimiento, pecado original.

Lo sabían hasta los mamando, pero Raful quiso jugar al suspenso. Dejó entrever la posibilidad de nueva fecha cuando ya se sabía que no iba el 18. Que sea en marzo conviene, pues como poeta debe recordar que “abril es un mes cruel” y la tierra se torna baldía. Al menos en los versos de T.S. Elliot.

Podría hablarse de fracaso, pero sólo porque se adelantó que el PRM haría la diferencia. Que no sería como el PRD que vino al mundo con prórroga debajo del brazo. Aunque lo importante no sería cumplir plazos, sino que la consulta sea exitosa, y quien quiera moño bonito no sólo debe aguantar jalones, sino por más tiempo.

No obstante, conviene averiguar a cuales de los candidatos favorece el cambio, si a los que corren por el carril de adentro o por el carril de afuera. Un mes más de campaña consume bolsillo, pero igual da oportunidad al que flotaba de espaldas, y se daba por ahogado, moverse en el agua.

Ya no queda saliva, y ahora, más hojaldre.

+ Leídas