Aplicar la ley y resolver la migración

Si no hay trabajadores locales, otra es la causa

Si las autoridades aplicaran la ley, problemas como el de la migración haitiana desaparecerían sin tener que ponerles la mano. Sin embargo, prefieren los operativos ocasionales y no acciones permanentes, en que -como dicen ahora las mujeres- no es no.

Si existe una legislación desde hace mucho tiempo que establece el 80 – 20, aplíquenlo sin dilación, aunque se hunda la economía. O simplemente cambiar la regla por una que sea más apropiada. Las leyes son para aplicarse, pero igual pueden derogarse. Lo que no puede es venirse ahora con el alegato de que no existen suficientes trabajadores de la construcción o del campo para suplir una demanda creciente de mano de obra. Que se mejoren las condiciones y lo demás se dará por añadidura. No siempre la producción nacional se debió al trabajo esclavo o mal pagado.

Los dominicanos abandonaron el jornal por la injusticia de la Casa Grande que encontró en los haitianos el sustituto ideal, creándose las situaciones que hoy se lamentan.

La dedicación a labores de construcción o producción no puede ser gesto patriótico. Primero la equidad y lo demás –debe insistirse- vendrá por añadidura.

+ Leídas