Johnny, el tabaco es fuerte...

Ventura siempre fue símbolo de resistencia

Los danilistas que ven de lejitos la parada frente al Congreso deben tratar por todos los medios que Johnny no monte tarima. Si El Caballo coge tarima, como Desiderio el machete, todo el mundo sabe lo que hará: una versión nueva y de circunstancia de ¿Pitaste? ¿Firmaste, qué si firmaste?

Aunque impensable: ¡Oye Leonelullo, el negrito es el único tuyo!

La gente joven no lo sabe y la vieja no lo recuerda, pero en los años setenta la lucha callejera fue a ritmo de El Combo Show. Cuando el Medio Millón se estrenó y pegó Los Indios, y mucho más al grito de Los mismos Indios. Muchas guaguas de la UASD llenas de estudiantes fueron a parar al Palacio de la Policía.

Eran otros tiempos, de más combate y mayor unidad, y un solo enemigo: la dictadura yanquis-balaguerista. Ahora la división campea, y campea por el respeto.

Johnny, por ejemplo, nunca entonaría otro de sus éxitos históricos: El Tabaco, que ahora parece fuerte, pero que su bando se niega a fumar. Rememorando a Mirambeau, en los días de la Revolución Francesa, dijo que del Congreso no lo saca ni un general de cinco estrellas.

Johnny, te manda a decir Daddy Yankee que calma, calma.

+ Leídas