La Digesett debiera hacer una encuesta

Así, quizás cambiaría el método de los Amet

Nadie sabe ni sabrá por qué la Digesett, la antigua Amet, no deja a los semáforos trabajar en las intersecciones en que funcionan. Si los equipos están apagados, se justifica que tome el control. Tampoco se entiende ni se entenderá por qué no calcula mejor el tiempo y da a cada dirección los mismos minutos y no discrimina al norte o al sur, según sea el lugar.

Es el único protocolo que se respeta, sea cual fuere el encargado, como si fuera pieza de manual y estuviera prohibido cambiarlo.

Los uniformados no tienen buen alcance de vista, y por tanto no se han dado cuenta de lo que ocurre en las calles durante su servicio. Que por mucho que apremien al conductor, este se mantiene inalterable, con su misma velocidad, y no acelera, como sería el propósito de las señas para que avance. La gente piensa que la autoridad actúa con criterio propio y sin conocer ni tomar en cuenta el ánimo del afanoso que quiere llegar rápido a su destino. Y si no rápido, por lo menos pronto.

Tal vez convendría que la policía de tránsito haga una encuesta o un estudio que revele el temperamento del conductor, cómo juzga su labor.

Con averiguar no pierde nada y podría ganar mucho.

+ Leídas