Más que informaciones, chismes

Clasifican, reclasifican, desclasifican...

Los informes USA siguen saliendo cada año de manera incesante, inmancable, como las estaciones. Eso es lo malo, pues se les toma como parte de una rutina, recoge los mismos hechos y nada más actualiza.

La reacción entre dominicanos es muy propia. Unos se muestran de acuerdo y otros reniegan.

Ejercicios inútiles los dos, pues Galileo proclama su “todavía se mueve”. No faltan a la verdad, pero sí a la objetividad y carecen de intensidad.

Además, poca consecuencia. Clasifican, desclasifican, reclasifican, pero nada extremo como sucede con Cuba.

Sin embargo, sería bueno que los interesados completaran la tarea, rastrearan los elementos de los reportes, dieran seguimiento y establecieran límites.

Los gobiernos nacionales llevan años informando de leyes, procedimientos y protocolos que aseguran la competitividad entre inversionistas nativos y extranjeros.

La tarea, por tanto, estaría hecha y si está hecha y existen organismos dedicados a esos fines ¿cómo los norteamericanos no aprecian la circunstancia?

No se dice, pero más que informaciones, chismes; como pudo comprobarse en los olvidados Wkileaks.

+ Leídas