Una cosa es con guitarra...

Luis Abinader fue buen guitarrista en oposición

La expresión de que una cosa es con violín y otra con guitarra, es tan vieja como el rascar. Sin embargo, pasado tanto tiempo, todavía hay gente que no entiende la diferencia.

En política, por ejemplo.

Si lo que promete la oposición, o en campaña, se cumpliera en el Gobierno, dejaría de existir la oposición y siempre solo gobierno.

Luis fue buen guitarrista en oposición. Tal vez no Andrés Segovia, ni Paco de Lucía, pero sí Tomatito, más cercano y compañero de concierto de Michel Camilo.

Como violinista en el Gobierno no puede comparársele con Niccolo Paganini, pero por lo menos al Violinista en el Tejado.

Él sigue como guitarrista creyendo en las tres causales, pero no pudo interpretarlas como violinista en el Gobierno.

No lo sabía, y posiblemente no lo pensó, que las feministas dominicanas en las calles, aunque no usen gorro frigio, emulan a la sacrosanta Marianne, símbolo de la libertad de los franceses.

El cambio se debió a muchos factores y sectores, pero las abortistas consideran que fue su obra, y al no complacérseles, se sienten burladas, engañadas y rompen con el Gobierno.

La prensa internacional le atribuye gravedad al asunto.

Temas

+ Leídas