|Tony Raful|22 ENE 2018, 12:00 AM

“Queremos que el Parlacen sea instrumento de utilidad y gravitación en las decisiones”

Raful apuesta a la integración de temas migratorios, derechos humanos y relativos a la mujer

 Tony Raful estimó que es el momento de que el Parlacen asuma facultades en temas como el migratorio y derechos humanos.
Tony Raful estimó que es el momento de que el Parlacen asuma facultades en temas como el migratorio y derechos humanos.
20180122 https://www.diariolibre.com

SANTO DOMINGO. El Parlamento Centroamericano (Parlacen), institución política consagrada a la integración de los países de Centroamérica, con sede central en la ciudad de Guatemala, es presidida en el período 2017-2018, por el escritor, poeta, periodista y político dominicano Tony Raful, quien, desde su designación, en octubre pasado, se ha puesto como meta principal, fortalecer las facultades vinculantes de ese órgano.

El también presidente de la comisión organizadora de la convención del Partido Revolucionario Moderno (PRM), manifestó durante su participación en el “Diálogo Libre”, que el Parlamento Centroamericano (Parlacen) se constituyó como organismo de Centroamérica, a raíz de los acuerdos de paz que hubo en esta zona, como consecuencia del impacto entre las diferentes fuerzas que protagonizaron durante casi dos décadas una violencia generalizada: guerrilla, contraguerrilla y terrorismo.

Dijo que estas acciones eran un reflejo de la guerra fría que todavía predominaba en el escenario de la correlación de fuerzas de América Central.

Ante esto, indica que finalmente en 1991 se concretaron varios convenios, con la firma de los acuerdos de paz y le correspondió al entonces presidente de Guatemala, Marco Vinicio Cerezo Arévalo, presidir y firmar esos acuerdos paz, que darían paso a la creación de organismos de comunes.

“Esos acuerdos de paz entrañaron la creación de organismos comunitarios comunes, iniciando por el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), el Sistema de Integración Social Centroamericana (SISCA), la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ), entre todos los organismos creados, el Parlacen era la instancia política”, recordó.

Raful manifestó que allí se estipuló que en estos órganos participarían los diputados electos en elecciones libres de cada Estado.

“Eran alrededor de 20 participantes por cada Estado, y así se constituyó el Parlacen”, indicó.

Función del Parlacen

La función fundamental del Parlacen es la de fiscalizar todos los procesos de los organismos comunitarios y rendir cuentas, así como realizar actividades diversas en relación con las gestiones de paz, conflictos que se pudiesen presentar en Centroamérica y una serie de propuestas que fueron asumidas por este Parlamento.

“Desde el principio, este organismo tuvo una debilidad troncal: la ausencia de facultades vinculantes; la falta de esto, le niega a cualquier institución la capacidad de que sus resoluciones tengan aplicación legal y completa”, enfatizó.

Cree que ha llegado el momento de que el Parlacen asuma facultades vinculantes en temas específicos, como por ejemplo, temas migratorios, derechos humanos y temas relativos a la mujer.

“Cuando yo asumí la presidencia hicimos una exposición amplia frente a ocho presidentes centroamericanos, incluyendo a Danilo Medina, del trabajo hecho por el Parlacen y sobre la necesidad de que se le otorgue las facultades vinculantes por los beneficios que esto arrojaría”, recordó.

El escritor y dirigente político opositor señaló que los presidentes de Centroamérica estuvieron de acuerdo con la concesión de esas facultades.

“Me llenó de una alegría inusitada la identificación del presidente Danilo Medina con la concesión de facultades vinculantes al Parlamento Centroamericano (Parlacen)”

“El organismo tuvo una debilidad troncal: la ausencia de facultades vinculantes, que le niega a cualquier institución la capacidad de tener resoluciones con aplicación legal”

“La rapsodia del crimen Trujillo vs. Castillo Armas”, la más reciente historia del escritor, poeta, periodista y político dominicano Tony Raful, fue definida por el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, como “fascinante y hechicera”.

Tony Raful, entrevistado en el Diálogo Libre, dijo que siempre le preocupó el caso del expresidente guatemalteco Castillo Armas, que según narra el libro, fue asesinado por el exdictador Rafael Leónidas Trujillo, en el año 1957.

Expresó que hasta la fecha en los libros de historia de ese período, no se había llegado a la conclusión de quién mató a Castillo Armas.

Indicó que se manejaban cinco hipótesis, y en una de esas hipótesis aparecía Trujillo, pero no había elementos probatorios, indicios comprometedores de su directa vinculación.

“En una visita a Guatemala , me preocupé por ir a las hemerotecas, a la Cancillería de ese país. Tuve una entrevista con el entonces presidente Álvaro Colom Caballeros, para plantearle que me facilitara el ingreso a determinados archivos sobre el hecho, y me sorprendió, porque cuando le estaba contando mi interés, él se reía, y me contó que su padre fue el abogado defensor de uno de los acusados de matar a Castillo Armas en aquel entonces”, contó.

Fue entonces cuando el ahora expresidente de Guatemala le planteó su interés por el libro, “La rapsodia del crimen Trujillo vs. Castillo Armas”.

Raful menciona a Gloria Bolaños, una exreina de belleza guatemalteca que fue parte del entramado del crimen contra Castillo Armas, y que hoy ha servido de informante y prueba en la investigación hecha por este escritor dominicano.

Desvela hasta dónde llegaba la mano criminal de Trujillo en su afán por acumular poder, riqueza y reconocimiento.

La obra

La rapsodia del crimen Trujillo vs. Castillo Armas”, publicada por Editorial Grijalbo, desarrolla un polémico tema de las relaciones entre dos políticos y militares gobernantes en el siglo pasado en República Dominicana y Guatemala, así como el entorno social y las confrontaciones de ambos mandatarios, derivadas de su participación en junio de 1954, en el derrocamiento del Gobierno de Guatemala, presidido por el Coronel Jacobo Árbenz Guzmán.

La opinión de Vargas Llosa

“Según Tony Raful, fue nada menos que Trujillo quien mandó a matar al expresidente de Guatemala Castillo Armas, en 1957”, escribe el Premio Nobel de Literatura en su artículo sobre el libro del escritor y ensayista dominicano, publicado en el periódico español “El País”. “Fascinante y hechicera”, continúa diciendo sobre la historia “La rapsodia del crimen Trujillo vs. Castillo Armas”. El libro está disponible desde finales del año pasado, publicado por el mundialmente destacado Grupo Editorial Grijalbo.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese