ADP, ¿en serio?

No se entiende la posición de la Asociación Dominicana de Profesores con relación al concurso público de oposición organizado por el Ministerio de Educación para el ingreso al sistema de enseñanza estatal.

La ADP se queja de que el examen es muy fuerte y de que se han cometido irregularidades.

En verdad, el examen para maestro debiera ser el más fuerte de todo el sistema, como el de los médicos, porque millones de niños y adolescentes de nuestro país pasarán doce años de su existencia en sus manos. ¿Quiénes queremos que sean los responsables: los más calificados o los menos calificados? La respuesta es obvia.

Pero además, y este es el punto más evidente, ¿con qué calidad interviene la ADP en el concurso si los participantes en el mismo todavía no son sus miembros, no están afiliados al sindicato? ¿O es que el sindicato quiere que se designen a los más “brutos” para poderlos dominar con mayor facilidad?

El concurso para el magisterio debe estar rodeado de la mayor seriedad y ser lo suficientemente riguroso para garantizar una mejoría en el profesorado.

+ Leídas