Con David Ortiz

David Ortiz fue elegido por este periódico como Hombre del Año 2015. La selección no fue difícil: el Big Papi es un hombre bueno, un deportista excepcional y un ciudadano que ha puesto el nombre del país en lo más alto por su carácter dentro y fuera del terreno de juego.

Hoy está herido, víctima de un balazo en un episodio de la violencia que en nuestras calles es el síntoma y la prueba de que el país carece de una política de prevención integral en materia criminal. Cada cierto tiempo, y ante el reclamo de la opinión pública, se presenta un proyecto, un plan, una “renovación” de la Policía... Nada que parezca estar pensado en profundidad o a largo plazo.

La facilidad con que se consiguen armas de fuego, la eficiencia selectiva en combatir el crimen, la impunidad en demasiados casos.

Hoy David Ortiz es noticia en todo el mundo, y con el seguimiento a su salud (desde aquí deseamos su pronta recuperación) se nos evalúa como país turístico que aspira a seguir siendo reconocido por su hospitalidad y seguridad. No hay duda: necesitamos políticas de seguridad y criminales bien planteadas.

+ Leídas