20180611 https://www.diariolibre.com

El cooperativismo en la República Dominicana pasó de ser una actividad en la que varias personas de una misma profesión o barrio formaban una entidad para socorrerse en caso de necesidad, a un negocio multimillonario, con cooperativas que son más grandes que algunos bancos pequeños.

Si aquellas entidades cumplían un papel social mínimo y, por tanto, no constituían un eventual problema para el país, las actuales cooperativas son empresas importantes en nuestro movimiento económico. Para solo citar un ejemplo, la Cooperativa de maestros, a finales del 2016, contaba con un patrimonio de RD$22,231 millones, activos de RD$30,429 millones y aportaciones por RD$12,551 millones. Eso no es paja de coco.

El Banco Central ha iniciado un proceso de consultas para establecer una regulación de las cooperativas. Esto hay que hacerlo ya.

Ignoramos si debe ser el Banco Central el que las regule, pero por el monto de dinero envuelto es absolutamente necesario que estos patrimonios sean protegidos de manera efectiva en favor de los socios. Es útil y necesario hacerlo.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese