20180314 https://www.diariolibre.com

A nadie debe extrañar que con el aumento de la población haitiana en el país aumenten los roces con los dominicanos. Todo el que ha leído un poco de antropología sabe que es así.

Estos roces, sin embargo, no constituyen un estado de guerra entre las dos naciones, como quieren presentar los radicales de las tendencias pro y anti haitiana.

Por tanto, los medios de comunicación a ambos lados de la frontera que tratan de presentar la situación con una gravedad que no tiene, no contribuyen en nada a una mejor relación entre ambos pueblos condenados a vivir en un mismo territorio insular.

El envío de tropas policiales y militares a una localidad en la que se han presentado incidentes es un recurso adecuado para garantizar el orden, y en una nación que vive del turismo que, a su vez, se fundamenta en la paz y la tranquilidad, los aspavientos mediáticos solo producen daño al país.

Si se produjeron delitos, que actúe la Justicia. Evitemos los desmanes y las actitudes tremendistas.

Vamos a mantener la cordura y el sentido de las proporciones.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese