Cuidemos la apertura

Sería irresponsable acusar al pueblo dominicano de una conducta ante la pandemia del COVID-19 que estamos observando en todo el mundo.

Desde la culta y educada Europa, hasta los civilizados pueblos de América y Asia, la gente se está comportando con bastante irresponsabilidad vistas las consecuencias de no cumplir con los protocolos necesarios.

¿Será cansancio? ¿Será el desahogo ante una represión de todas las actividades aceptada voluntariamente y cuyo resultado ha sido tan frágil?

En verdad, no se tiene una respuesta convincente. Lo único que sabemos es que la conducta irresponsable solamente producirá una consecuencia: que perdamos todo lo ganado y tengamos que volver al estado anterior.

La apertura debe verse como un logro que debemos cuidar con esmero. Es como una tregua en una guerra que se presume larga. Démosle una oportunidad a la tregua para que fragüe la paz a la que aspiramos.

En nuestro caso, tenemos el compromiso de unas elecciones dentro de una semana. No pongamos en peligro ese avance democrático. Comportémonos.

+ Leídas