El año de la educación

Luego de seis años de aplicación del 4 por ciento para la educación, el país está en una encrucijada: avanzar, o dejar que los intereses políticos continúen deteniendo el avance del futuro dominicano.

Este año recibiremos los resultados de las pruebas Pisa. Confiamos en que podamos mostrar algunos avances, aunque el sindicato de maestros ha seguido haciendo lo mismo: entorpeciendo la vida escolar con paros sin sentido.

Como en casi todos los aspectos de la vida nacional, la educación tiene tantos problemas que no sabemos por dónde comenzar. La República Digital debe ayudar si las computadoras no las cogemos para “chatear”; la reforma a la Ley de Educación debiera ser un ejercicio plural y democrático, si no la tomamos para avanzar posiciones políticas. En fin, así como hay confianza en que la educación es nuestro motor para el desarrollo, así hay desconfianza en las intenciones de los actores que participan en el proceso educativo.

La inversión en educación ha titulado a nuestros maestros, ha llenado de escuelas el territorio y ha promovido el paternalismo escolar... ¿Habrá traído mejora en la calidad? Veremos.

+ Leídas