20180602 https://www.diariolibre.com

Se nos ha ido, luego de una larga y fecunda vida artística, el Rey del Merengue, Joseíto Mateo, el hombre que sacó al ritmo nacional de los estrechos confines de nuestras fronteras para llevarlo al alma de toda América.

Joseíto fue de los primeros artistas dominicanos en salir del país a llevar su arte y su gracia sin par a otras tierras. Debutó en Cuba, entonces la tierra prometida para la promoción artística, y allí alternó con los principales músicos y cantantes de la época. Sus actuaciones en la radio y la televisión cubana y con instituciones musicales como La Sonora Matancera, marcaron un antes y un después para el merengue dominicano en todo el mundo.

Cantante de las principales orquestas dominicanas y de grupos musicales en otros países, supo mantenerse en el gusto popular por más de seis décadas, siempre apegado al merengue.

Se nos va, casi llegando a los cien años, con el reconocimiento pleno de un pueblo que lo ha admirado siempre y que al sepultarlo lo eleva a los altares de la inmortalidad.

Hoy solo debiera escucharse merengue en la radio dominicana.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese