“Es la ley”...

Los dominicanos hacemos una distinción entre la ley y la autoridad: violamos la ley pero respetamos a la autoridad, aunque haya alguien en estos días que afirme que no respetamos ni a la una ni a la otra.

Pero para crear una sociedad armónica, el concepto de respeto a la ley debe ser religión ciudadana.

En muchas ciudades de los Estados Unidos los letreros que advierten sobre penalidades por tirar basura, o pasar en rojo en un cruce, comienzan con la advertencia “Es la ley”, diciendo primero que se debe respetar y que las consecuencias de la violación no son una medida arbitraria de las autoridades sino un mandato de la ley que es igual para todos.

En nuestro país debemos iniciar un programa de este tipo. Todo letrero que llame al cumplimiento de un deber ciudadano debe tener la advertencia “Es la ley”, para que el ciudadano y sobre todo, sus hijos, vayan aprendiendo el valor de las normas como instrumento para que todos vivamos en paz.

Es la autoridad de la ley, no las arbitrariedades de la autoridad, lo que debe normar nuestra conducta ciudadana.

+ Leídas