20180303 https://www.diariolibre.com

La Ley de Partidos, como otras tantas disposiciones legislativas, está empantanada por la incapacidad de nuestros políticos de buscarle salidas prácticas y razonables a los problemas que plantea la elaboración de políticas públicas.

Por ejemplo: los partidos no se acaban de poner de acuerdo con una fórmula para la equidad en el uso de los medios de comunicación en los cuales el poder económico de un candidato o partido es determinante. La solución práctica: limitar la cantidad de cuñas radiales, televisivas y menciones en internet, así como páginas en diarios que pueden publicar un partido y sus candidatos.

Así todos tienen igual oportunidad en una disposición fácil de medir y de penalizar al que se pase, y queda al albedrío del partido cómo gasta su dinero.

Lo mismo con la selección de candidatos. A la Junta Central Electoral y al país no se le puede pedir que organice cuatro elecciones en un año, aparte del dispendio de recursos que sería una primaria abierta y a lo que se prestaría sin regular sus costos y sus candidatos.

Como estas, existen muchas otras disposiciones que con buena voluntad y sentido práctico podrían solucionarse.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese