20180806 https://www.diariolibre.com

El Gobierno está promoviendo un proyecto para quitar el “anticipo” a las pequeñas empresas con menos de diez empleados. Todo el mundo aplaude la medida pero puede ser un dolor de cabeza aplicarla.

El “anticipo” es una mala idea en términos impositivos que solamente se justifica en la tramposería que existe en nuestro país en ese campo. El “anticipo” ha desalentado a muchos pequeños empresarios porque nadie puede “anticipar” lo que no ha vendido. El “anticipo” descapitaliza a las empresas en favor de un Estado angurrioso.

¿Qué va a pasar con esta nueva idea del Gobierno? Lo que ya sabemos. Muchas pymes “desaparecerán” para convertirse en pequeñitas empresas de nueve empleados y así tratar de burlar el fisco. Lo peor es que la gente de Impuestos Internos lo sabe.

En realidad, el Gobierno debe eliminar el “anticipo” que es un elemento funesto para el desarrollo de las empresas y la creación de empleo. A la larga, el Gobierno captaría más si fomentara el empleo en vez de impedirlo con medidas como el nefasto “anticipo”.

Sean conscientes, al menos una vez.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese