20170717 https://www.diariolibre.com

La República de Haití es una nación soberana y tiene absoluto derecho a tomar las decisiones que mejor conformen con el interés nacional haitiano.

Dicho esto, resulta muy cuesta arriba aceptar que forma parte del mejor interés nacional haitiano la conformación de unas fuerzas armadas en este momento de su vida republicana.

En toda la historia de Haití las fuerzas armadas han sido un factor de desequilibrio, de lucha entre facciones de color, de golpes de estado y de corrupción. Nada dice que las nuevas fuerzas armadas van a ser diferentes.

Por otra parte, Haití necesita fortalecer su policía, pues sus mayores problemas son de orden público, una policía que sea eficiente en la frontera, en el orden en las ciudades y que no tenga la capacidad para incidir en el orden político de esa nación.

Un país con una institucionalidad tan débil, no puede crear un organismo que puede rápidamente convertirse en el árbitro de su destino político, amén de que su vecino vería la acción como una amenaza y se prepararía en consecuencia. Esta idea solo puede surgir de alguien que quiere crear problemas.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese