La prensa venezolana

Diario Libre se une a la condena que la Sociedad Interamericana de Prensa ha emitido por los ataques sufridos por la prensa venezolana en las últimas semanas. Canales de televisión, emisoras de radio, medios digitales han sido cerrados, otros asaltados y vandalizados. Hasta Radio Fe y Alegría ha sido acusada, junto a otros medios independientes, como Efecto Cocuyo, de ser “mercenarios del periodismo”.

La libertad de prensa no es algo que deba darse por descontado o por conquistado. Los gobiernos intransigentes, entre los que el régimen de Maduro es un referente latinoamericano, no dejan nunca de recelar de la libertad de prensa, de información y de expresión.

La prensa venezolana ha sido asfixiada por el chavismo desde hace muchos años y su heredero ha continuado. Ahogó los principales medios tradicionales, persiguió a los periodistas independientes y muchos han pagado con el exilio y la cárcel.

Hoy la SIP eleva su protesta y su solidaridad por los periodistas, por el periodismo, por el derecho de los ciudadanos a recibir información independiente. Por la democracia en Venezuela.

+ Leídas