20180306 https://www.diariolibre.com

Los dirigentes de la Asociación Dominicana de Profesores y el ministro de Educación y los principales funcionarios del Ministerio se reunieron, dialogaron y la sangre no llegó al río.

Una vez más se comprobó que el diálogo es la forma civilizada de analizar los problemas y de buscarles soluciones beneficiosas para todas las partes envueltas.

El encuentro fue el evidente resultado de la penosa situación en que quedó el sindicato de maestros luego del pulso que libró con el ministro por la designación de los directores de distrito. La ADP simplemente se salió del carril de sus atribuciones y la opinión pública se lo hizo saber.

Lo más penoso es que la ADP, al firmar el Pacto por la Educación, renunció específicamente a tomar medidas de fuerza para demandar sus reivindicaciones.

Ojalá la lección de estos días, que los entendidos afirman que no es más que un pleito intra tendencia en el partido de Gobierno, sirva para traer la paz en el campo educativo para que no se siga perjudicando a quienes deberían ser sujetos de la preocupación de todos: los estudiantes.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese