No se dio el pleito...

La respuesta dada ayer por el equipo técnico del Partido de la Liberación y la que ofreció el propio expresidente Danilo Medina el pasado domingo, mantuvieron un comedimiento que obliga a pensar que esta escaramuza terminará sin un resultado claro.

Las acusaciones del presidente Abinader referidas al carácter general del estado en que recibió la Administración pública no constituyeron un “acta de carencia”, con cifras definitivas, sino más bien un disparo político para animar a sus bases y a una población ansiosa de cobrar las cuentas que tiene con el gobierno anterior.

La respuesta de los morados, sea porque no desean acelerar un pleito que no les conviene, o sea porque no les toca a ellos iniciar la guerra, fue tranquila y disciplinada. Por eso, su réplica no tiene la contundencia política que se esperaba y, más bien, reduce la batalla a una escaramuza sin bajas considerables.

Hay otras batallas muy importantes que luchar en los próximos meses y no parece prudente calentar la pista con tanto tiempo para ordenar las tropas.

Abinader ganó el round por falta de entusiasmo del rival.

Temas

PLD

+ Leídas