20171114 https://www.diariolibre.com

La noticia de que mexicanos y dominicanos controlan el negocio de la distribución de drogas en la ciudad de Nueva York, no debe extrañar. Es el resultado del cambio cultural y económico que se ha operado en el mundo del delito.

Anteriormente, la mafia italiana controlaba el negocio. Mientras por un lado el producto se fue encareciendo y por el otro la mafia recibía duros golpes de las autoridades, se abrió una oportunidad de mercado que debió ser llenada por otros. Del mismo modo, la mafia italiana no ha dado muestras de querer adecuar sus estructuras al cambio y de ahí su vulnerabilidad.

Las mafias sudamericanas, por el contrario, tenían dos ventajas: podían entrar la droga por tierra, bajando los costos y como no estaban ligadas a estructuras jerarquizadas, pudieron innovar. El resultado es una nueva forma de hacer negocio menos costosa e igual de eficiente, porque el mercado de consumidores estaba intacto.

La mala noticia es que sean criollos los que distribuyen, lo que, a la larga, tendrá un impacto en nuestro país.

Esta es otra tarea más para las autoridades dominicanas.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese